Y aunque aún restan varios meses para el inicio de la campaña electoral de 2019 no cabe duda que la economía del país – y de manera especial la economía de cada familia – será uno de los factores que tendrán en cuenta los votantes constituyendo, además, uno de los principales desafíos del Gobierno.      

Un cálculo de la consultora Ecolatina asegura que el salario real formal en 2019 se ubicaría 9% por debajo de las elecciones de 2015. Este cálculo incluye incrementos en el segundo semestre del año próximo a consecuencia de una caída de la tasa de inflación.

En relación a los motivos, el trabajo de la consultora, menciona que “la ambiciosa meta de equilibrio fiscal recientemente anunciada para 2019 presionará la inflación vía recortes de subsidios económicos y contendrá los aumentos salariales de los trabajadores públicos. Asimismo, no prevemos mayor dinamismo de la demanda interna, lo que le pondrá un techo a la capacidad de recomposición salarial del sector privado”. Y agrega que el salario real podría perder caer en promedio más de 12% interanual en el segundo semestre de este año. “Dado que dicha contracción del poder adquisitivo sería muy nociva para el consumo interno, acrecentaría la conflictividad social y minaría la imagen pública del gobierno”, remarca.

La consultora también señala que “el salto de 35% en el precio del dólar en agosto acelerará la inflación en lo que resta del año, reforzando el reclamo de reapertura de paritarias de los trabajadores para evitar que sus ingresos queden muy rezagados frente a alza de precios”. Pese a todo  “la profundización de la recesión moderará la demanda de ajuste salarial de los trabajadores privados producto de un creciente temor al desempleo”.

Hasta aquí los datos técnicos que no dejan de ser preocupantes. Sin embargo lo palpable de para cuán poco alcanza el salario (formal o informal) se puede observar en cada visita a los comercios para adquirir alimentos o bien para pagar servicios básicos. Si antes se “buscaba precios” ahora se reduce la cantidad de productos a comprar o se “dan de baja” servicios que antes podían solventarse aún con algo de esfuerzo. Si antes se adquirían “segundas marcas” ahora se buscan “terceras y cuartas” marcas.

Y este panorama aplica a quienes todavía cuentan con una fuente de ingreso. En el caso de los trabajadores que – a lo largo y ancho del país- pierden sus empleos cada día la situación es mucho más angustiante. Hace algunos días se escuchaba a una trabajadora de nuestra ciudad reclamar “por la comida de nuestras familias”. Nadie tendría que reclamar por el sostenimiento de su empleo, de su fuente de ingresos, de la dignidad de su familia. Y este es el dato que deberá tener presente la clase política (sin importar el partido al que se pertenezca) de cara a 2019. 

Foto: Imagen Ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí