Cecilia Jurado, quien es 1° dan, abrió la primera escuela de aikido para mujeres en Esquel, que funciona los días miércoles y viernes de 19.30 a 20.30 horas en el Pucon. Aseguró que la disciplina es muy femenina y que no es para nada competitiva. No hay límites físicos ni de edad para practicarla como tampoco es necesario tener experiencia. “La gratificación está dentro de uno y en la búsqueda espiritual”, destacó.

El aikido es un arte marcial de origen japonés que busca la armonización entre la mente y el cuerpo con la naturaleza. Fue fundado por el Maestro Morihei Ueshiba para la armonización del ser humano con la naturaleza y formar mejores hombres y mujeres. El aikido es un camino abierto a todas las personas que aspiren a ser uno con la naturaleza y respetarla. “Ai” significa armonía o unión, “ki” es la energía universal o espíritu y “do” es camino o vía. Esta disciplina está abierta a todo tipo de persona y no tiene límite de edad ni físico.

Cecilia Jurado contó en diálogo con La Portada que comenzó a practicar aikido en 2005 cuando un amigo le dijo que era el mejor arte marcial que conocía porque una persona pequeña podía mover a alguien grande. “Al principio lo hacía como un cable a tierra porque me hacía sentir bien y clase a clase fui sintiendo cómo me llenaba de energía el solo hecho de caer al piso y levantarme”, relató.

Sin embargo, luego de rendir su primer cinturón sintió la energía del “ki” que tanto hablan los maestros. “La energía que me queda en el cuerpo es extraordinaria, salís con más energía de la que entras”, sostuvo Cecilia, quien es odontóloga y aseguró que con esta disciplina se le van todas las tensiones.

En mayo participó de la 56° Edición de la Demostración Nacional de Aikido, realizada en el Nippon Budokan, Gimnasio Nacional de Artes Marciales Japonesas junto a Oscar Chávez, también 1° Dan y miembro del Dojo Akikai Esquel. Allí le tocó practicar con personas de distintas nacionalidades, edades, contextura física y experiencia. “Un hombre japonés, mayor de edad, me hizo volar con su energía como si nada, sin lastimarme, y un ruso que era gigante tenía una energía muy suave”, contó. Una prueba de que no hay barreras de ningún tipo para practicar este deporte.

“No hay competencia en el aikido”

Uno de los sueños de Cecilia era crear su propia escuela de aikido para mujeres y lo concretó el mes pasado. Desde entonces brinda clases los días miércoles y viernes de 19.30 a 20.30 horas en las instalaciones del Pucon. Sin embargo aún es tímida la participación femenina. “La idea es que sean todas mujeres pero todavía no llegan así que las invitamos a acercarse. Es una disciplina muy femenina, la puede practicar cualquiera pero se requiere compromiso y constancia. No competís con nadie y la gratificación está dentro de uno y en la búsqueda espiritual”, explicó.

Asimismo destacó que pueden participar tanto grandes y chicos a partir de los 14 años. No descarta en un futuro abrir una escuela para niños y niñas. “No es necesario tener experiencia y pueden probar si les gusta la primera clase. Sólo se requiere compromiso, constancia y abrir la mente como el espíritu para fortalecerlos”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí