El diputado provincial Roddy Ingram aseguró que la firme postura de Esquel en torno a la megaminería no está en discusión.

La ciudad tiene que estar tranquila”, afirmó el vicepresidente primero de la Legislatura. Pero advirtió que en la Meseta Central sí hay interés en los intendentes y en un grupo de pobladores.

El lobby de los empresarios, la presión del poder político, los dobles discursos, declaraciones fuera de contexto de gobernadores –foráneos- que visitan la provincia y la falta de ingenio para plantear alternativas productivas sustentables -ciertas en el tiempo y sin riesgos para el medio ambiente- son algunos de los factores que rodean el tema minero ya hace un tiempo en Chubut.

De paso por la localidad, y en el marco de una gira que incluyó reuniones con concejales de Chubut Somos Todos, Ingram opinó, brevemente, sobre la minería. “A Esquel no lo deben tocar para nada”, manifestó en diálogo con diario La Portada y reconoció la lucha de vecinos en contra de los proyectos extractivos.

“La ciudad tiene que estar tranquila”, enfatizó el legislador, quien últimamente se muestra muy cercano al gobernador Mariano Arcioni. “Sabemos la postura en contra de la minería y hay que respetarla”, agregó y recordó que en el parlamento chubutense andan dando vueltas iniciativas relacionadas con la zonificación.

Así como descartó cualquier iniciativa que afecte a la Cordillera, no dijo lo mismo de la Meseta Central.

Aseveró que la actividad “se está planteando seriamente por intendentes y por la gente”. Cabe recordar que desde las asambleas y movimientos que buscan la protección del ambiente señalan siempre que la Meseta no es zona de sacrificio.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí