Meningitis y la no aplicación de dosis a niños de 11 años: “Nos gustaría que se pueda regularizar esta situación”

0

Los niños de 11 años, por decisión del Ministerio de Salud de la Nación y pese a estar incluida en el Calendario Nacional de Vacunación, no recibirán la dosis única de los 11 años para prevenir la meningitis. Se aduce dificultades en la adquisición y entrega de las vacunas. Sin embargo, el laboratorio que la produce, asegura que el abastecimiento y la entrega son normales.

Emiliano Biondo, médico de Área Programática Esquel, en diálogo con La Portada señaló que “se prioriza a los niños de menos de un año con las dos dosis y haciendo el refuerzo a los quince meses. Hace tiempo que se viene adoptando esta conducta en la provincia y en otras”.

Señaló que “al tiempo de comenzar con esta vacuna surgieron problemas de discontinuidad y no alcanzando para todos los grupos programados. Los problemas son ajenos al Ministerio de la provincia”.

Al ser consultado respecto de las consecuencias en la salud de los niños que no reciban la dosis de los 11 años informó que “esta vacuna es – específicamente – para cortar la transmisibilidad de la enfermedad en la comunidad. No es para prevenir la enfermedad. Sí lo es en menores de un año”.

El médico remarcó que “los adolescentes son portadores – generalmente – asintomáticos de la enfermedad. Siendo portadores pueden transmitirlo a los más chiquitos”. Y agregó que las dosis disponibles “se destinan para que estén bien cubiertos en los niños donde se produce la enfermedad grave. Este es el fundamento de no vacunar a los adolescentes cuando no hay”.

Los síntomas  

Biondo indicó que “la meningitis es una inflamación de las membranas que recubren al cerebro” al tiempo que señaló algunos de los síntomas tales como “fuertes dolores de cabeza, alteraciones con la luz y dolores en el cuerpo. Las consecuencias pueden ser al propio cerebro, sensitivas, motoras. Hay que recordar que hay un tratamiento específico y que se puede tratar, si es detectada a tiempo, con los antibióticos disponibles”.

Destacó que “los niños son los más propensos a tener esta enfermedad y en quienes se producen las consecuencias más graves. Es por eso que se vacuna a los 3 y 5 meses y se da un refuerzo a los 15 meses”.

Para finalizar recordó la importancia de la vacunación “dejar de vacunar a un grupo que estaba incluido no es algo que a uno le guste. Nos gustaría que se pueda regularizar esta situación” y agregó que “las vacunas que previenen el resto de las enfermedades están disponibles”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí