Reconocer implica, en gran medida, realizar una autocrítica. Y esto fue precisamente lo que faltó en el discurso del presidente Mauricio Macri el pasado lunes cuando admitió que “el país está en emergencia”.

“La mala política del gobierno anterior” y los cambios del contexto económico internacional fueron algunas de las razones que adujo para explicar la difícil situación que atraviesa el país. Y anunció algunas medidas como la exigencia de mayor contribución “a quienes exportan” y la reducción de Ministerios. Esta última medida podría no ser significativa – según los expertos- en términos económicos y si le traerá el titular del Ejecutivo Nacional más de un dolor de cabeza. En algunas semanas el Gobierno Nacional pasó de tener “el mejor equipo de los últimos 50 años” a la mitad de Ministerios y funcionarios que se vieron degradados en su rango.     

El Presidente también admitió que “la pobreza va aumentar” y prometió que “vamos a estar ahí para quienes estén más expuestos”.

Los tiempos se aceleraron y cumplir con las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) es la prioridad por lo cual el ajuste será mayor. Y el “esfuerzo” al que hizo alusión Macri seguirá haciéndolo la clase trabajadora.

La misma clase trabajadora que desde hace años debe afrontar tarifazos, desempleo, precarización laboral, salarios por debajo del valor de la Canasta Básica y un contexto general de incertidumbre. Pedir un esfuerzo más es – por decir lo menos – pedir demasiado.  

Ante lo que se avecina las preguntas serían ¿cómo seguir así? y ¿hasta cuándo? Se habla de “los predicadores del miedo” cuando sólo se trata de personas que advierten lo más complejo de la situación porque ya se ha vivido un panorama similar en otros tiempos en Argentina.

Angustia podría ser la palabra que más se acerque al sentimiento de muchos argentinos que piensan cada día cómo hacer frente a los gastos cotidianos sin resignar la dignidad y los sueños de sus familias.

Sí, efectivamente el país está en emergencia y quizás sea este el  momento de analizar qué queremos para el futuro de las próximas generaciones.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí