Sus inicios fueron en el Club San Martín y Escuela Modelo, donde surgió la oportunidad de mudarse a Trelew para jugar en la CAI. Se probó en varios clubes sin suerte hasta que fichó para Ferro. También estuvo en Deportivo Armenio y Colegiales donde cumplió su sueño de llegar a primera. Sin embargo su máximo logro profesional fue haber jugado en un equipo de Italia. Hoy la actualidad lo encuentra siendo técnico de la Categoría 2008 de Racing.

A los 5 años comenzó a jugar al fútbol en el Club San Martín de Esquel hasta los 10 que formó parte del inicio de Escuela Modelo. Allí conoció a Jorge Fernández y Oscar Lenarduzzi, dos entrenadores que marcaron su formación futbolística. “Ellos me hicieron un plan de entrenamiento individual y me llevaron a Trelew donde tuve la oportunidad de probarme en una sede de la CAI y quedarme por tres años, siendo éste el principio de mi carrera casi profesional”, contó Gamal Sarquis a La Portada.

Su sueño siempre fue jugar al fútbol así que cuando se le presentó la oportunidad de irse a otra ciudad, no lo dudó. “Me lo tomé en serio porque era una meta que tenía desde chiquito, mi sueño era integrar un plantel profesional y decidí irme a probar suerte”, confió.

El apoyo de su familia fue incondicional. Su mamá Martha, que estaba por jubilarse, se mudó con él a Trelew para acompañarlo en el proceso ya que sólo tenía 15 años. Nunca dejó de estudiar y al día de hoy que continúa capacitándose. “En la CAI estuve desde el 2005 al 2007 y durante esos años viajábamos a Buenos Aires para realizar diferentes pruebas en Vélez, Estudiantes, Boca, River y Racing pero nunca tuve la posibilidad de quedar”, relató.

Esa experiencia lo ayudó a crecer y aprender a no bajar los brazos. “El fútbol tiene más derrotas que triunfos, te enseña todo el tiempo a caerte y volver a levantarte”, aseguró. Sin embargo su suerte cambió cuando finalizó la secundaria y decidió irse a estudiar a Buenos Aires donde continuó probándose en algunos clubes por su propia cuenta hasta que un representante lo vio y lo hizo fichar en Ferro. Allí estuvo por dos meses dado que un cambio constitucional perjudicó su estadía en el club y tuvo que irse a Deportivo Armenio donde jugó dos años. “La experiencia fue buenísima, llegar a capital sin que nadie te conozca y adaptarse a nuevas costumbres me hizo crecer un montón como futbolista y persona. Conocí un montón de cosas del fútbol que no conocía y me fui decepcionando”, expuso.

El estudio ante todo

Gamal siempre tuvo algo en claro: la educación es la prioridad y siempre lo puso en práctica. En Buenos Aires se capacitó en Personal Trainner, Masoterapeuta, Preparación Física especializada en Fútbol, una especialización en salud con chicos con discapacidad, se recibió de Técnico de Fútbol Infantil y actualmente se encuentra por recibirse como Técnico de Divisiones Juveniles y Primera División en River.

Su llegada a primera

Tras su paso por Armenio fue convocado a formar parte de Colegiales donde cumplió su sueño de llegar a primera, a pesar de que nunca pudo jugar. Sin embargo su mayor logro deportivo y profesional lo alcanzó en Valledoria, un equipo de Italia, donde estuvo dos años. “Ni lo dudé porque era mi oportunidad de conformar un plantel de primera. Fue una experiencia hermosa porque jugué todos los partidos y hasta logramos un ascenso. Fue mi máximo logro y una satisfacción personal”, aseguró.

Su paso por Valledoria

Si bien podría haber continuado en ese club, Gamal eligió estar junto a su familia que estaba atravesando un momento difícil. Ni lo dudó. “Aposté al cuidado de mis viejos porque sin ellos ni siquiera podría haber empezado a soñar con esto y lo mínimo que podía hacer era acompañarlos”, resaltó.

A su regreso, algunos clubes mostraron interés en tenerlo pero decidió dedicarse a estudiar Periodismo Deportivo en DeporTea y junto con esto apareció una nueva oportunidad laboral: un ex entrenador lo convocó como ayudante de campo para las inferiores de Huracán. “Era algo novedoso que me sedujo muchísimo. No era mucha la plata pero siempre pensé en ser entrenador después de jugar al fútbol”, planteó. 

Fueron seis meses de puro aprendizaje que le marcaron el nuevo rumbo de su vida. Luego pasó a Chicago, donde estuvo tres años y trabajó con chicos de todas las edades, muchos de los cuales hoy están en la reserva, y en junio de 2017 fue convocado para entrenar en Racing.  Allí comenzó a dirigir la categoría 2005 de fútbol infantil y hoy tiene la categoría 2008 a su cargo. “Estoy súper feliz, porque el fútbol es un círculo muy cerrado, nadie me regaló nada y esto lo conseguí con mi propio esfuerzo. Eso es lo que me genera la necesidad de autosuperarme porque estar en un club grande como Racing te ofrece un abanico de posibilidades”, destacó.

Por último, Gamal contó que aspira a seguir subiendo de categoría en Racing donde aseguró que hoy se encuentra muy cómodo. “Sueño con estar en una división de juveniles, en la reserva y obviamente mi sueño máximo es dirigir la Selección Argentina de Juveniles. Uno siempre tiene que hacer bien su trabajo desde el lugar donde esté, todos los días busco superarme y que sea lo que tenga que ser”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí