Es profesor de Geografía, desde 1989 trabaja como Operador Técnico en Radio Nacional, es actualmente director de la Escuela N° 713 y desde ese espacio intenta – junto al equipo docente- formar alumnos críticos capaces de transformar la realidad.

Su nombre es Claudio Ferrero y en esta entrevista con La Portada comparte detalles de su experiencia laboral como directivo de un establecimiento educativo de nivel secundario que cuenta con alumnos próximos a tomar contacto con el mundo laboral y con las diversas problemáticas de la sociedad en la que viven.  

La Portada: ¿Por qué decidió ser docente?

Claudio Ferrero: Mi etapa laboral comenzó como preceptor en la misma escuela donde había estudiado el nivel secundario. Ese contacto con los chicos y con el trabajo pedagógico – aunque no hay una formación de base- me hizo descubrir la vocación. La intención era estudiar la Licenciatura en Geografía, pero me aboqué al profesorado.

L.P: ¿El cargo como directivo plantea un desafío?, ¿Cuán diferente es al rol docente?

C.F: El primer interrogatorio que plantea asumir un cargo directivo es si uno sigue siendo realmente docente o lo posiciona en otro lugar. Si como directivo se es la cara visible del Ministerio en la escuela o se es un docente con otras responsabilidades. Mi postura personal- y me preocupo mucho por demostrarlo – es que sigo siendo un docente con otras tareas y responsabilidades. Es trascendental, en el sistema educativo, entender que en el escalafón docente está el vice director, director, supervisor y supervisor técnico general. De ahí para arriba son cargos políticos. Yo soy docente y actúo desde el cargo como docente.

L.P: ¿Esta visión es compartida con otros directivos?

C.F: Yo distingo mucho cuando el directivo dice “mi escuela” o “en mi escuela se hacen las cosas así”. Entiendo que hay una visión romántica de esto, pero las palabras no son inocentes y tienen significado. En algunos casos se nota que el desempeño del rol es más como un patrón de estancia que como un docente. Esta confusión existe y los acontecimientos sucedidos en algunas escuelas demuestran eso. Es muy importante tener en claro qué sos antes de qué título tenes.

L.P: ¿En la Escuela N° 713 los docentes tienen restricciones para hablar de determinados temas?

C.F: La diferencia está con el sujeto con el que trabajamos.  En el nivel secundario, en general, hay total libertad para hablar de lo que sea con algunas indicaciones del orden pedagógico porque todo lo que sucede en la escuela debe ser formativo para los alumnos como la pluralidad de voces,  el respeto a la opinión disidente, propiciar el debate y  argumentación. En ese contexto todo es válido. En la Escuela N° 713, por sus propias características, no hay restricciones. Esto genera algunos resquemores en algunas familias que tienen otro esquema de pensamiento y algún que otro cuestionamiento aislado se ha planteado. Cuando surge un planteo me dirijo a la familia para explicar que los docentes tienen libertad de cátedra y que la realidad es abordable en la escuela. Lejos estamos evitar los temas.

L.P: ¿Cómo se desarrolla la convivencia de la comunidad educativa luego del conflicto docente?

C.F: El clima, luego del conflicto, fue armonioso. Hay docentes que estuvieron muy comprometidos con el proceso de lucha. Y hasta – en el primer día de clases- se hizo un raconto de lo que sucedió. Los docentes de la Escuela N°713 saben escuchar y si en algún aula se pronunció alguna palabra disidente a lo que se estaba diciendo no me cabe duda que ha sido escuchada y debatida.

L.P: ¿Qué conceptos o valores deben, a su entender, aprender los alumnos antes de dejar el Secundario?

C.F: Esto tiene mucho que ver con las corrientes pedagógicas. Las teorías van, pendularmente, de un lado hacia otro. En un momento se hizo mucho hincapié en los contenidos al estilo enciclopedista donde lo importante era el saber por el saber mismo más allá de la aplicación o elaboración. Después se pasó al extremo donde lo importante era el análisis y la interpretación. Se llegó al extremo que lo importante era relacionar sin importar que y había un vacío de contenido. Las habilidades son importantes, pero sobre la base conceptual sino no hay qué  relacionar. Creo que, desde lo estrictamente pedagógico, todo es válido. El error que cometemos es ir de un extremo a otro como si fueran cuestiones antagónicas. La memoria es una función del pensamiento por lo cual hay que usarla. Más allá de lo pedagógico en la Escuela N° 713 nos preocupamos mucho por incorporar el análisis crítico de la realidad. El alumno no puede salir de la Escuela descontextualizado de la sociedad en la que vive. Un objetivo común es formar ciudadanos críticos y transformadores de la sociedad en la que viven. Estas no pueden ser palabras sueltas, sino una actitud y una postura ante el trabajo escolar. La realidad nos atraviesa igual y no podemos mirar para otro lado. Los temas de la actualidad se deben debatir en el aula para analizarlos con el condimento adicional de generar en el alumno competencias y habilidades para que luego se puedan desempeñar en ese mundo. Esta Escuela, por su oferta educativa técnica, pretende acercar más al alumno al mundo laboral.

L.P: ¿Cómo podemos ayudar a los chicos a tener un futuro de oportunidades?

C.F: Hay mucho por profundizar y trabajar, pero lo antes dicho creo que es el camino.          

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí