Si algo quedó claro cuando terminó la tensa reunión en el SUM de la Secretaría de Turismo municipal es que de esta difícil situación se sale todos tirando para el mismo lado, sector público y privado, sin mezquindades. La prioridad tras el voraz incendio que consumió por completo “La Piedra” en el Centro de Actividades de Montaña (CAM) “La Hoya” es levantar una temporada invernal que ya venía alicaída.

La semana arrancó con la peor noticia para el centro de esquí: el fuego arrasó con el punto gastronómico -y de encuentro- neurálgico en la montaña. Aún no están claras las causas. Será tarea de los peritos determinar qué originó el siniestro. El golpe fue duro. No de nocaut. El escenario obliga a repensar la estrategia invernal, con inteligencia, de forma conjunta y hacer el diagnóstico correspondiente pero no autodestruyéndose.

El lunes por la noche hubo una reunión de “contingencia”. La idea fue pensar acciones, evaluar daños y delinear pautas de trabajo. Estuvo el intendente municipal, Sergio Ongarato, el ministro de Turismo, Herman Müller, el presidente de Chubut Deportes, Walter Ñonquepan, concejales y un gran número de prestadores, como así también autoridades de la Cámara de Comercio. Hace tiempo que no se juntaban tantos representantes del ámbito privado bajo un mismo techo.

Quienes llegaron a las Oficinas de Informes, en Avenida Alvear y Sarmiento, creyendo que sería un encuentro “light” pecaron de inocentes. Los reproches, pases de factura y cuestionamientos retumbaron por todo el salón. Falta de inversión y la ausencia de una visión estratégica por parte del Estado fueron dos aspectos centrales en la dura crítica de quienes hace años trabajan el producto nieve.

En más de dos horas se abordaron diferentes temas: La obra del edificio “Los Pioneros” hoy paralizada, el tratamiento de los líquidos cloacales, el mantenimiento y el rol del privado, entre otros. Por momentos el debate fue desorganizado y con temperaturas tropicales. “La tendencia marca que será la peor temporada en años”, tiró un prestador.

“Lo que se quemó fue un modelo de gestión”, enfatizó un concejal y dio paso a una vieja discusión, que nos tiene empantanados hace varios años, el esquema de administración de “La Hoya”. El intendente recordó en ese momento que al inicio de su gestión planteó ante las autoridades de la Provincia la necesidad de que Esquel se haga cargo al menos de las decisiones y que no sea un Directorio sesionando a 600 kilómetros de la ciudad.

“Tenemos que ir con un mensaje concreto a Rawson”, manifestó Ongarato. Al lado, el ministro Müller y Ñonquepan escuchaban atentos. Aclaró el mandatario local que el primer paso para lograr ese objetivo es reunir voluntades y dejar a un lado las viejas diferencias entre actores del turismo. Una tarea tan difícil como indispensable.

Al incendio en “La Piedra” debe dársele la dimensión que merece. Ni más ni menos. Los privados y funcionarios entendieron eso. Llevar al extremo este desafortunado hecho sería un error. Ya es demasiada la publicidad negativa que realizan algunos medios nacionales (“vacaciones de terror” titulaba un portal de La Plata). El cerro está operativo con todos sus servicios funcionando, excepto dicha confitería. Es la realidad.

Cómo absorber el millar de visitantes que generaba el punto gastronómico por día, recuperar la iniciativa y difundir un mensaje preciso y unificado para el colectivo de los turistas, son ejes principales. El CAM requiere a esta hora de consensos, de voluntad para trabajar en equipo.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí