Las elecciones de 2019, para muchos, parecen lejanas en tanto que para otros están “a la vuelta de la esquina” y ya se preparan delineando propuestas y realizando alianzas que les permita lograr sus objetivos.

Y en este camino los nombres son – para no sorpresa – siempre los mismos. Llegando a esta instancia cabe la pregunta si no sería necesario que exista un recambio generacional que permita conocer nuevas ideas, propuestas, pensamientos y actitudes acorde a los tiempos que corren.

La actual dirigencia política debiera captar la atención de los jóvenes e invitarlos a participar para que asuman un rol activo en la conducción de sus ciudades, provincias y de su país. En más de una ocasión, los jóvenes, han dado muestras que pueden ser protagonistas de su tiempo y ello debe ser tenido en cuenta.

Este recambio generacional no solo parece necesario en el ámbito de la política, sino también en otras áreas de notable exposición como por ejemplo la Justicia. Dejar el camino a las nuevas generaciones no implica ya no ser útil. De hecho muchos se corren del centro de la escena, pero comparten conocimiento y experiencia en las más diversas áreas.

Si se aúnan los esfuerzos de jóvenes y de experimentados podrían lograrse grandes cosas porque solo la unidad y el trabajo en conjunto permite superar los desafío que plantea un mundo en constante cambio. Y para ello es preciso tener una mirada amplia de la realidad, una actitud generosa y el convencimiento que el futuro se construye entre todos. Cada uno, en su propio espacio y con compromiso, puede aportar a construir un nuevo país. Ese país en el que todos se sientan incluidos, en el que se respeten sus derechos y en el que se pueda soñar – sin pensar que nunca será realidad- en un futuro mejor.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí