Es Licenciado en Administración de la UBA, docente de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), fue concejal por el Radicalismo entre 2007 – 2011. Tiene a su cargo la presidencia del Honorable Concejo Delirante de Esquel y a los 64 años asegura sentirse “viejo en este ámbito” por lo cual no pretende continuar en la gestión pública después de diciembre de 2018 cuando finalice su mandato como concejal de Cambiemos.

Jorge Junyent, en esta entrevista con La Portada, repasa el trabajo realizado por el cuerpo deliberativo en dos años y medio de gestión, adelanta las normas en las que se trabajará en los próximos meses y no elude la pregunta relacionada con sus polémicas expresiones durante el acto por el Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia de 2017.

La Portada: ¿Qué análisis puede hacer de estos dos años y medio de trabajo del Concejo Deliberante?

Jorge Junyent: Ha sido un período muy complicado. El Concejo ha intentado poner al servicio de los vecinos toda la capacidad de escucha. Es evidente que la gente recurre al Concejo con sus preocupaciones. Algunas están más allá de las capacidades resolutivas que tiene este cuerpo, pero lo cierto es que la disposición ha estado siempre para estar en sintonía con los vecinos. La labor parlamentaria ha tenido picos importantes y algunos baches, pero en la marcha se han resuelto conflictos que venían de vieja data y tenemos en proyecto avanzar sobre algunas otras cuestiones que los vecinos reclaman puntualmente.

L.P: ¿Cómo recepciona las opiniones críticas en relación a la falta de celeridad de respuesta del Concejo?

J.J: Todos los trámites se diligencian conforme lo resuelve el pleno de los concejales. La gente tiene muchas demandas y muchos problemas no son de este ámbito. No van a encontrar aquí resoluciones más allá de acompañar los pedidos de los vecinos tratando de darle formas. Demoras puntuales, en temas que sean de competencia exclusiva del Concejo, no existen más allá que hay diez puntos de vista distintos. Se trata de votar cuestiones que dejen tranquilidad de conciencia a los concejales que convirtieron esas expresiones en normas porque si no es difícil que esas normas encuentren cumplimiento en la realidad.

L.P: ¿Cómo se puede acercar el Concejo un poco más a la comunidad?

J.J: El cuerpo tiene un ámbito de convocatoria propia y es lo que se pondrá en marcha. Los vecinos, seguramente, serán escuchados. Nosotros funcionamos por el carácter de representación que nos otorgó la comunidad y el hecho que se haya nucleado un grupo de vecinos que tiene exigencias puntuales no quiere decir que esto implique que no debamos escuchar al resto de la comunidad que puede tener pensamientos distintos. Yo priorizo la vocación de diálogo y escucha tratando de encontrar soluciones que dejen satisfechos a todas las partes porque es la única forma de avanzar evitando conflictos y tensiones más allá de los que se están viviendo.

L.P: ¿Qué opinión le merece las afirmaciones sobre la falta de sensibilidad social de la gestión municipal?

J.J: No comparto en absoluto que nos falte sensibilidad, pero es un punto de vista que respeto. Yo respecto a Osvaldo González Salinas de quien tengo un conocimiento más allá de la política, pero no comparto su opinión. El sistema democrático ha puesto a estas autoridades. El partido que lidera el contador González Salinas (Frente Vecinal Esquel) se expresa aquí desde su banca. Ellos tienen una dinámica de funcionamiento asambleísta, pero nuestra Constitución dice claramente que el pueblo no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes y por eso tienen la posibilidad de ejercer ese derecho de remover a estas autoridades que pudieron haberle generado expectativas que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Pero la institucionalidad debe estar por encima de cualquier expectativa. No hay un sensibilómetro para ver quién es más sensible. No hay falta de sensibilidad, sino de posibilidad.

L.P: ¿Qué ordenanzas prevé el Concejo tratar antes de fin de año?

J.J: Hay que darle ordenamiento a muchas normas. Se han sancionado muchas normas y lo que falta es que tengan coherencia entre ellas. Y estamos trabajando en ello, pero seguro llevará tiempo. Yo soy de la idea que necesitamos menos normas y más acatamiento de las mismas. Para eso es necesario compendiarlas y en eso estamos trabajando. También hay otros pedidos a los que no dejamos de prestarle atención como por ejemplo la Carta Orgánica. Esta Carta Orgánica nos pone en una situación de inequidad con otros municipios que avanzaron con otra dinámica. La Carta Orgánica fue rechaza por la Legislatura y volver todo a un proceso es un trabajo ocioso. Hay que hacer muchos esfuerzos para lograr darle cercanía a esto que ya los esquelenses tienen como instrumento y una deuda del sistema democrático para con ellos, pero esto tampoco se logra sin gestión. Otro trabajo que estamos haciendo tiene que ver con la prestación de servicios públicos y la existencia de organismos reguladores. Fui concejal antes (2007-2011) y la inexperiencia me hizo presentar un proyecto que no logró los consensos que resultaban imprescindibles y por lo tanto fracasó. Ahora un grupo de vecinos se acercó a pedir el sistema de audiencias públicas. He convocado a Jorge Paz – quien fuera presidente de este cuerpo y llevara adelante la audiencia pública por Laguna La Zeta – para que nos aporte experiencia de ese proceso de convocatoria. La provincia tiene una Ley de convocatoria, pero no tiene un órgano regulador que las pueda llevar a cabo.

L.P: ¿Se piensa, en este momento, en aspiraciones políticas?

J.J: No se piensa en eso en este momento porque la realidad es tan dinámica que consume toda la energía. Y para más adelante pienso en mi familia. Yo me siento viejo en este ámbito. Hay muchísimas cosas que no entiendo ni comparto y creo que es una cuestión generacional. La juventud debe encontrar un recambio generacional. En mi visión no hay ninguna otra cuestión que no sea retomar los vínculos con mi familia que me prestó cuatro años para que cumpliera con un anhelo de mejorar la calidad de vida institucional. Este esfuerzo también lo hacen ellos. Yo no vengo de la política y no seguiré en política.                                          

ACTO 24 DE MARZO 2017

“Sigo pensando lo mismo”

“La madurez debería permitirnos rendir homenaje también a las víctimas del proceder de las organizaciones subversivas”, manifestó Jorge Junyent durante su discurso el 24 de Marzo de 2017 durante el acto del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia. Los dichos del presidente del Concejo Deliberante de Esquel generaron una polémica que trascendió los límites de la ciudad y de la provincia.

La Portada consultó al edil sobre la recomposición de la relación con la comunidad en estos meses luego de aquellas controvertidas expresiones. “Yo creo que no se entendió lo que quise decir” manifestó. Y agregó que sus palabras “se llevaron para un sector donde había otros intereses. Sigo pensando lo mismo: la única forma es la concordia. La concordia se construye con actos de todos los días. Estamos viviendo hoy actos que tienen esta confusión nuevamente en el centro de la escena y nadie podrá decir que estoy abogando por teorías estrafalarias que se pretendieron poner en mi boca. Yo solo aspiro a la concordia porque nos llevará a la paz social”. Para finalizar, aseguró que “luego de aquel episodio pedí disculpas a quienes se sintieron ofendidos, pero insisto en que no se comprendió (lo que dijo) y en que hubo muchos intereses para que no se comprendiera”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí