El líder mapuche lleva veintidós días en huelga de hambre en la Unidad 14 de Esquel, donde se encuentra detenido hace casi un año, a raíz de que el Juez Gustavo Villanueva rechazara su solicitud para festejar el Año Nuevo Mapuche junto a los miembros de su comunidad. Bajó 10 kilos y su estado de salud es delicado. Familiares y organizaciones sociales se manifestaron preocupados por su vida, denunciaron persecución y presentaron ayer una nueva apelación en la justicia.

No es la primera vez que Facundo Jones Huala solicita ante la Justicia Federal el permiso para celebrar el “Wiñoy Tripantu” (Año Nuevo Mapuche) ya que en 2016 lo hizo y el juez Guido Otranto lo autorizó sin ningún inconveniente. Sin embargo en esta oportunidad el pedido fue rechazado en dos instancias, primero por el Juez Federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, y luego por el Juez Federal de Esquel, Gustavo Lleral. El primero autorizó la realización de la ceremonia, prevista para el 29 de junio, pero fijó un límite máximo para el ingreso de 15 visitantes cuando la comunidad mapuche había solicitado que fueran 24. Mientras que el segundo decidió rechazar “in limine” la denuncia de Habeas Corpus interpuesta en favor del interno Facundo Jones Huala y elevó la presente consulta a la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia.

Lleral argumentó que “la decisión tomada no implica un agravamiento de las condiciones de detención que transita Facundo Jones Huala sino una directiva basada en normas de seguridad del establecimiento carcelario que deben respetarse, incluso en resguardo y paridad del resto de los internos alojados en el lugar, que durante el tiempo en que se desarrollara la ceremonia no podrán gozar de sus propios derechos al acceder al patio”. Asimismo planteó que “más que una cláusula inspirada en proteger la especificidad cultural de los aborígenes y protegerlos de tratos discriminatorios se transformaría en una disposición que establece un privilegio incompatible con el principio de igualdad ante la ley contemplado en el art.16 de la Constitución Nacional y los demás pactos internacionales”.

Derechos vulnerados

Andrea Millañanco, miembro de la comunidad mapuche Pu Lof Cushamen en Resistencia, declaró en diálogo con la prensa que “se siguen vulnerando los derechos de los Pueblos Originarios”, e insistió en que se le permita a Facundo Jones Huala “el simple derecho de acceder a la práctica del Wiñoy Tripantu”. Además Recordó que “esta ceremonia ya se llevó a cabo en 2016 con el ingreso de 24 personas y en total normalidad, sin ningún inconveniente para los miembros del Servicio Penitenciario como los internos”.

Aseguró que “el juez Villanueva tomó una decisión arbitraria porque cuando le pregunté si sabía qué era el Wiñoy Tripantu no supo responderme”, y destacó que esta ceremonia se debe realizar en conjunto.

Salud en riesgo

Millañanco contó que Jones Huala “decidió empezar una huelga de hambre ante tanta indignación y atropellos que venimos sufriendo como pueblo mapuche”. Primero dejó de ingerir alimentos sólidos y hace tres días los líquidos por lo cual su estado de salud ha empeorado y ya lleva 10 kilos bajados. “Sus condiciones de salud se están viendo deterioradas y nos preocupa gravemente lo que pueda suceder con él”, aseguró, al tiempo que señaló que el líder mapuche tiene una úlcera nerviosa que lo lleva a perder sangre y un quiste abdominal.

Por su parte, Martiniano Huala, tío de Facundo, pidió la colaboración del pueblo mapuche porque “estamos viviendo una situación muy difícil”. “Me gustaría que la sociedad se involucre un poco más porque el territorio lo estamos recuperando para preservarlo para todos”, resaltó.

En tanto la Dra. Lía Pérez Rienzi, quien también es miembro de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Esquel, expresó desde el punto de vista médico que Jones Huala se encuentra en una “situación crítica” por su huelga de hambre. “Esta medida en la condición de privación de la libertad está comprometiendo lo más importante que tiene, que es su propia vida, para que le garanticen algo que le corresponde por derecho constitucional”, concluyó.

“Estoy dispuesto a dar la vida”

Así lo afirmó Facundo Jones Huala, quien lleva adelante hace veintidós días una huelga de hambre en reclamo de que le permitan celebrar el Año Nuevo Mapuche junto a su comunidad. “Siempre estoy dispuesto a dar la vida y para mi esta es otra batalla más. Yo soy un weicheafe, además de ser lonko. Y hay distintas formas de dar pelea”, expresó en diálogo con Prosa Urgente.

En este contexto indicó que “podría haber hecho un montón de otras cosas, pero preferí utilizar mi cuerpo como trinchera y mi voz como arma porque no tengo otra manera de expresarlo, y para mi esta es otra batalla y como en toda batalla uno está dispuesto a dar la vida. Así que a mí no me importa, lo que me importa es que pueda aportar al proceso colectivo de la lucha de liberación del pueblo mapuche”.

No obstante aclaró que “no voy a dejar mi vida acá por un simple protocolo carcelario, sino que voy a dejarla por cosas más grandes, que tienen que ver con la devolución del territorio usurpado, tanto por Benetton como por todos los huincas, y poder llegar a generar una situación de presión o movilización política para todos los objetivos que nosotros tenemos planteados políticamente, sobre todo por el territorio y que nos dejen desarrollar íntegramente nuestra cultura, que es lo que nosotros entendemos como parte de reconstruir nuestro mundo, reconstruir el poder mapuche, que no es más que nos dejen vivir como nosotros siempre hemos vivido”.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí