Oscar Benítez: “La música patagónica goza de buena salud”

0

No duda Oscar Benítez al destacar la riqueza de la canción patagónica y los artistas de estos pagos que a veces no son valorados como tal vez merecerían. Es amante de la música, el folklore, los ritmos, el recitado, lo cotidiano y simple, y por supuesto también de su amiga inseparable que lleva a cuesta como una extensión más de su cuerpo, la guitarra criolla.

“Uno es lo que ama y eso es lo que debe hacer”, reflexiona de entrada Benítez para luego dar paso a una larga charla con diario La Portada. Durante más de una hora el cantor, autor y compositor (radicado en El Bolsón hace un tiempo) analiza el devenir de la música patagónica que, según afirma sin titubeos, “goza de buena salud”.

Dice que actualmente “existe un fenómeno social y hasta auditivo de mucha información” que juega en contra de la música patagónica. “No tenemos historias de grupos, son por lo general movimientos independientes. Además las distancias son largas, económicamente es difícil, no abunda el trabajo y son pequeñas ciudades”, señala.

Está acompañado de Lucía Ortiz, su compañera de ruta. A la conversación se suma Fabián Martínez, conocedor del folklore regional como pocos. Pasa el mate de mano en mano. Benítez reitera que la realidad del artista en el sur argentino es compleja y difícil. La lógica del mercado y el consumo hacen que “uno deba desplazarse, autoboicotearse y ceder parte de su espíritu para generar algo de la billetera”.

No obstante, aclara que “hay mucho amor y ternura escribiendo la Patagonia. Ahora en términos de trabajo y de difusión se vuelve complejo”. El circuito comercial demanda “más decibeles, otra cosa menos pensante como el patagónico, algo más superficial que vaya a lo músculos planos porque hay una pereza intelectual. Y Patagonia no da para eso”.

“La familiaridad engendra…

…desprecio”, responde tratando de abordar los motivos por los cuales el músico local carece muchas veces de oportunidades y reconocimiento en la casa propia. “La cotidianeidad hace que uno hasta mire con desánimo la laguna, el bosques y el paisaje. Esquel es bello, lo cotidiano empieza a dejar de darle importancia”, explica.

Trae a la entrevista “un axioma” que refuerza su argumento: “Tenés que exportarte para que te importen”. Aquí se apoya, y menciona como ejemplo, en un tema de Argentino Luna (“Qué bien la ha ido”). “Es un problema que la sociedad debe plantearse. ¿Por qué no valoro a fulanito?, ¿qué pasa, es poco profundo, reiterativo y abundante en la letra?”, agrega.

“El oxígeno social deriva de la diversidad. Si este caldo de cultivo de Esquel es poco perforado por gente que va y viene, habrá poco crecimiento. Cuanto más atravesada está una sociedad, más criteriosa es y menos se juzgará dañinamente al otro porque el criterio da esa apertura”, considera.

Sensibilidad

Sus letras son profundas. Agudas. Encuentra inspiración en situaciones simples y cotidianas. No necesita de la absoluta soledad para agarrar el lápiz, un papel y componer. “Brasita madre del canto, me acurrucas con tu abrigo, te agradezco la sonrisa que trajo tu chisperío”. Es un fragmento de “Leñita”, que salió “de prepo” mientras compartía un guiso de arroz con una vecina amiga de Mallín Ahogado y unas cuantas astillas daban calor a la conversa.

“Me atraviesan muchas facetas. Ahora estoy mucho más sensible que antes. Eso me hace más permeable y me da más capacidad para escribir. Me seducen un montón de cosas para contar”, reconoce sin sacar de encima a la guitarra. Una de sus últimas letras es “Malika”. Nace viendo un reportaje dolorosísimo en la televisión. Habla de una mujer que en una condición muy vulnerable es víctima de trata de persona y obligada a ejercer la prostitución. “Hacia el sur del sur viajó engañada, con su poca ropa y su dura infancia”…, arranca la canción.

En su amplio reportorio guarda también letras que hacen referencia a esa arma de penetración cultural que empuña los Estados Unidos. “Buitre Jhon”, es una parodia que compuso cuando George Bush era presidente. “Allá por el Norte de esta América vive el Buitre Jhon, requeté bacán. Huevo con tocino desayunará…”. Dice Benítez que “ahora le cabe todos los días del año a Donald Trump”.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí