Análisis económico de Carlos Baroli para este 2018: “Argentina tendrá menos crecimiento y más inflación”

0

El Licenciado Carlos Baroli, docente de la Universidad de la Patagonia “San Juan Bosco”, analizó el escenario económico y puso el acento en la reciente “corrida bancaria” que convulsionó al mercado nacional. “El daño ya está y se paga con menos crecimiento y mayor inflación”, afirmó en una entrevista con diario La Portada.

La economía a nivel país atraviesa momentos de alta tensión. La suba en el valor del dólar, la inflación de abril que cerró con un 2,7 %, siendo la mayor del año, la búsqueda de apoyo financiero al Fondo Monetario Internacional (FMI) y las Lebac, son algunos de los temas que dominaron la agenda en los últimos días.

El Licenciado en Economía Carlos Baroli brindó su visión del actual escenario y no dudó al indicar que la Argentina pasa por una “situación delicada”. Aclaró que aún no puede compararse a lo vivido en el 2001, donde convergieron tres graves problemas en forma simultánea: devaluación, retiro de depósitos bancarios y la imposibilidad de pagar vencimiento de deudas.

De los “tres males” mencionados que terminaron con el Gobierno de la Alianza y dejaron al país sumido en una fuerte crisis social, hoy se percibe uno. “La huida del peso. La gente quiere dólares”, explicó a este medio. Hay una pérdida de confianza en la moneda argentina y un vuelco hacia el verde norteamericano.

Señaló luego que la corrida cambiaria está vinculada directamente a la oferta y demanda de dólares. “Los exportadores, el turismo extranjero que ingresa y el Estado Nacional que mediante la emisión de títulos públicos financia su deuda tomando en el exterior son quienes poseen dólares para vender. Los importadores, los turistas argentinos que deciden viajar por el mundo y cualquier ahorrista desconfiado del peso son quienes tienen necesidad de comprar”, precisó.

La venta de la divisa estadounidense se contrajo por la especulación de los exportadores -quienes esperaban una suba en los precios internacionales para liquidar- y además “el Estado trató de reducir el nivel de endeudamiento público y no estaba emitiendo tantos títulos en el exterior. Por eso cayó la cantidad de dólares en el mercado”, subrayó.

Error no forzado

Hay una certeza entre los analistas y profesionales en la materia. La conferencia de prensa del 28 de diciembre donde Marcos Peña anunciaba el cambio en la meta de inflación terminó siendo contraproducente. “Fue un error garrafal”, aseveró Baroli, indicando que la política monetaria del Banco Central quedaba subordinada a los planes del jefe de Gabinete. “El mercado castigó severamente eso”, afirmó.

La corrida bancaria se hizo realidad y ante ese panorama existieron serios “problemas de coordinación” entre el Ministerio de Hacienda y el Banco Central, dijo el académico. El Gobierno quedó frente a la encrucijada: perder reservas pulseando con el mercado o recurrir a un prestamista de último recurso, nada más y nada menos que el FMI.

Se tomó unos segundos para aclarar que Argentina no salió del Fondo cuando Néstor Kirchner decide cancelar la deuda a fines del 2005. “Dejamos de ser deudores”, destacó, agregando que el organismo internacional actúa como una suerte de banco central para los estados y que recurrir a él es reconocer en cierta medida inconvenientes económicos.

Añadió que si el Gobierno hubiese pretendido conseguir dinero en el mercado también recibiría condiciones. “Argentina chocó el auto”, planteó para hacer gráfico el momento que atraviesa el país y dejó en claro que la magnitud de la corrida cambiara es responsabilidad de las autoridades gubernamentales. “Hay errores locales que agravaron la situación”, acotó.

La influencia del mercado cambiario

Sostuvo que el mercado cambiario tiene una incidencia macroeconómica “feroz” y que converge en él un abanico de variables. “Históricamente la Argentina creyó que devaluando soluciona sus problemas. Hemos destruido la moneda y no somos competitivos. Creemos que la devaluación es una solución y termina siendo contraproducente”, manifestó.

Contó que en los últimos 30 años hubo tres formas distintas de administrar el sistema cambiario: “La convertibilidad de los 90. Sólo se emitía un peso si había un dólar; el esquema desdoblado del kirchnerismo, con un dólar oficial y otro paralelo; y ahora vivimos un mercado libre con flotación sucia”.

Reiteró asimismo que los “problemas de coordinación macroeconómica fueron los que agravaron la corrida. El tipo de cambio no es un indicador autónomo sino está en relación con un montón de factores. La cuestión de intervenir para manejarlo en un valor aceptable tiene que ver con objetivos de economía; no afectar el crecimiento y la pobreza”.

Al igual que lo expresado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, Baroli advirtió que el “daño de la corrida cambiaria ya está y se paga con menos crecimiento y más inflación” de la esperada. En síntesis, vislumbró un 2018 con menor crecimiento económico y mayor porcentaje inflacionario del previsto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí