Los orígenes de las Obras Sociales en Argentina se encuentran enmarcados dentro de la organización de los trabajadores de la federación anarco-sindicalista FORA en los inicios del Siglo XX. Sin embargo, los gráficos de mediados de Siglo XIX, encuadrados en la Sociedad Tipográfica Bonaerense, tenían un sentido mutualista en tanto privilegiaban las necesidades del sector especialmente en lo atinente a mejores condiciones de trabajo, en donde la salud era uno de los temas fundamentales de estudio y acción.

Fue en la década de 1940, cuando los trabajadores organizados de aquella época ven a la prestación de Salud como un derecho, y que desde sus organizaciones sindicales, en pleno desarrollo y potenciadas por el momento político de ese momento histórico, deberían velar por la salud de sus trabajadores. Este fue el disparador de la creación de las Obras Sociales en Argentina. Por tal motivo, no es antojadizo manifestar que la Obra Social es de los trabajadores.

Esta concepción fue acompañada y materia de Salud Pública en la organización política sanitaria impulsada por el doctor Ramón Carrillo, el primer ministro de Salud Pública que tuvo la Argentina, durante el gobierno de Juan Domingo Perón.

La dictadura neoliberal

El nefasto momento que tuvo que vivir el espíritu de las Obras Sociales fue durante la Dictadura Militar y la instalación de la mentalidad neoliberal, cuando los empresarios de la Salud y todo lo que gira alrededor del sistema sanitario argentino, decidió darle un ultimátum al control de los gremios del sistema solidario de Salud que son las Obras Sociales.

Hasta ese momento, el aporte solidario de los trabajadores a las Obras Sociales brindaba criterios de equidad. “Los mejores salarios colaboraban con sus aportes con los compañeros de menores ingresos en un fondo solidario administrado por los trabajadores a través de sus propias organizaciones”, señaló en un artículo académico el doctor en Salud Pública Francisco Leone, y de esta manera nace el seguro de salud en Argentina. “Por lo tanto, trabajadores y sindicatos aparecen amalgamados en una unidad conceptual, operativa, organizacional, con el consecuente desarrollo de instituciones que se consolidan en el objetivo del bien de clase, las obras sociales”, afirmó el facultativo en dicha ponencia.

La dictadura militar y sus socios corporativos económicos decidieron hacerse de las Obras Sociales de los trabajadores y posteriormente, el neoliberalismo instalado en los 90, fue el que impulsó e impuso a la sociedad argentina la idea de la elección libre por parte de los trabajadores de la prestación médica. Dinamitando, de esta manera, toda posible organización, demanda de los mismos trabajadores en la reestructuración y perfeccionamiento de las Obras Sociales en manos de las organizaciones gremiales.

Defender las Obras Sociales

Plantear hoy, desde una concepción sindical, gremial y como trabajador, el vaciamiento de una Obra Social; o fomentar la huida masiva de la prestación en Salud desde su representación sindical, es traer a esta época el pensamiento neoliberal impulsado desde los estamentos de la dictadura militar y que fuera instalado en el imaginario social durante los noventa. Aún más, es seguir abonando al pensamiento que visualiza a la Obra Social como una prepaga privada y no, como el sistema solidario de salud que es. Aquellos que plantean un acto colectivo de esta naturaleza, es de por sí, un fuerte retroceso en las conquistas de los trabajadores y un grave error conceptual que es necesario discutir y rever.

Finalmente, me quedo con el pensamiento del doctor Floreal Ferrara*, “El camino hacia una salud diferente en la Argentina para la mitad de este siglo, para dentro de 30 años va a tener que pasar por un Servicio Nacional de Salud, en el que deberán tener representación los trabajadores porque son parte del mecanismo. En el ínterin hay que tratar de que las Obras Sociales sean auténticamente de los trabajadores, que no sean del Estado ni de los organismos internacionales. Los trabajadores deben gobernar las Obras Sociales, para lo cual se requiere una militancia sindical de clase, profundamente de clase, que sea capaz de corregir las corrupciones que hemos padecido. Nadie es ajeno a la perversidad de algunas dirigencias sindicales, pero son los propios trabajadores los que tienen que sacar a esas dirigencias. Tendría que llegarse así a la conformación de un Sistema Nacional de Salud integrado por las Obras Sociales y la salud pública. El sector privado que se maneje como le guste, pero la seguridad social más el hospital público tienen que estar juntos”.

*Especialista en Medicina Social, amigo de Ramón Carrillo y ex ministro de Salud en el gobierno provincial bonaerense de Oscar Bidegaín.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí