Columna de Opinión: El deporte como herramienta de crecimiento

0

El ser humano transita la vida aprendiendo permanentemente, con virtudes y defectos, con logros y fracasos, derrotas y éxitos. En el caso del deporte es no es ajeno a las cuestiones sociales, todo lo contrario es espacio de crecimiento y formación con diversas variantes.

Están los que se plantean la práctica del deporte como una competencia, están los otros que realizan una o varias disciplinas por placer, para conservar a los amigos o porque contribuye a mantenerse saludablemente.

La realización de cualquier actividad física, siempre despierta deseos de superación; sin importar la edad. Se observa con frecuencia igual la pasión por lo que hacen en un niño que recién se inicia hasta un adulto. Esa adrenalina y el deseo de crecer, tienen diversas motivaciones. No son buenas, ni malas, simplemente diferentes conforme a lo que han vivido. Cada experiencia constituye la posibilidad de crecer, ya sea en la práctica de un deporte individual o de conjunto.

A lo largo del tiempo el deporte se constituye en una herramienta que nos abre puertas, conforme al momento en que vivimos. Desde niños para ser mejores humanos, en la juventud para establecer vínculos afectivos e experiencias inolvidables, en la adolescencia la oportunidad de llegar al campo profesional relacionado al deporte o no, con el firme propósito de alcanzar sueños materiales y familiares, para consolidar el desarrollo dentro de la sociedad en que vive.

El deporte debe capitalizarse como una verdadera instancia de crecimiento, de las oportunidades que a través de él llegan; donde el no bajar los brazos, la no resignación y él no se puede, son frases que en un deportista no se encuentran. En este sentido Esquel, es una ciudad donde el deporte a pesar de la limitante de la infraestructura para el desarrollo de las diferentes actividades, se consolida y crece, con una notoria apertura a la práctica de nuevas disciplinas. A través de los líderes barriales, Organizaciones No Gubernamentales, hacedores deportivos, los clubes, el estado, etc., etc., el deporte continúa siendo un ámbito saludable para todos y de interacción comunitaria de forma permanente.

Como sociedad el desafío está en convivir sanamente, interactuar de manera conjunta, sin la mirada despiadada que encierra la competencia. Debemos trabajar como vecinos aportando al deporte como herramienta de crecimiento y no de una competencia sin razón de ser. Comprendiendo que el crecimiento individual, nos va a llevar al crecimiento colectivo, el cual debe plantearse sin egoísmo, dado que por esa vía alcanzaremos una sociedad con altos valores en materia de integración como vecinos, en la calidad de la salud, educación, seguridad, entre otros.

El deporte es la mejor forma que tiene una sociedad para combatir los diversos males sociales que nos afectan en estos tiempos. Siempre habrá excepciones, sobre todo cuando se instala la competencia, bajo el concepto de que vale todo para ganar. Ese no es el camino, del cual el deporte no está ajeno producto de la incorporación de malas prácticas, que se naturalizaron para convalidar lo que está prohibido.

Por ello como sociedad debemos apostar a que nuestros niños practiquen deporte y si desean hacer más de uno en determinado momento o cambiar de disciplina durante el año es necesario respaldarlos, acompañándolos a vivir una nueva experiencia. La cual seguramente también será nueva para Usted desde su lugar de padre.

No hay que desaprovechar la oportunidad de aprender, porque aprendizaje es crecimiento, tanto en lo personal, como en lo social. Los ámbitos de práctica deportiva se sostienen con la participación de los vecinos, los cuales en conjunto harán con el tiempo una ciudad mejor. Cuanto más vecinos practiquen deporte, menos posibilidades habrá de que los flagelos sociales golpeen a una sociedad.

Columna de Opiniòn: Juan Carlos Tardòn, secretario de Deportes Municipalidad de Esquel.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí