La visita a Esquel del explosivo legislador porteño Leandro Santoro hace un par de meses fortaleció lo que hasta entonces era una idea y un deseo firme de algunos dirigentes: conformar “Los Irrompibles” a nivel local. Hoy desde la agrupación política trabajan en un programa a futuro para la ciudad y, sin desesperarse, piensan en constituirse como una alternativa seria de cara al 2019.    

Se definen como un espacio “abierto” y horizontal que no discrimina por afinidad o ideología partidaria. Intentan “sumar gente” y de esta forma volumen. Si bien “Los Irrompibles” nace del radicalismo con el propio Leandro Santoro como referencia principal, lo cierto es que -al menos en Esquel- las puertas no están cerradas para nadie. Así resaltaron Javier Comparada y Miguel Sein en diálogo con diario La Portada.

“Nos propusimos juntarnos con todos los que quisieran acercarse”, sostuvo Comparada, quien luce realmente entusiasmado con el resultado de las distintas reuniones donde no sólo analizan la realidad y discuten intensamente de política sino que además tiran puntas para el diseño de un proyecto colectivo, de bases sólidas para una comunidad mejor y más igualitaria.

Aseguró que las elecciones del año próximo no son una obsesión y que ni siquiera hablan de posibles candidatos a intendente municipal.  “El 2019 sería un año importante para acompañar un proceso, pero tampoco estamos desesperados por presentarnos. No hay que poner el carro por delante del caballo. Tenemos que trabajar en un plan estratégico, sumar gente”, afirmó.

Dejó en claro que piensan avanzar fuertemente con un “proyecto común” capaz de enfrentar las políticas neoliberales impulsadas por el Gobierno Nacional de Mauricio Macri. Entendieron que el modelo económico actual profundiza las desigualdades y afianza un concepto individualista en la organización de la sociedad.

“Si uno lee a (José Alfredo) Martínez de Hoz, (Domingo) Cavallo o (Federico) Sturzenegger son lo mismo. Trabajan para beneficiar a los más ricos en desmedro de los pobres. El deber nuestro es unirnos. Tenemos mucho en común entre radicales, socialistas, peronistas y de izquierda también. La idea es juntarnos todos”, manifestó Sein.

Analizaron luego la situación local y coincidieron al afirmar que existen demandas serias sin atender como la desocupación o la falta de viviendas, por ejemplo. “Están muy lindas las plazoletas. Durante mucho tiempo estaban feas. Pero no puede basarse el desarrollo de una gestión con eso mientras hay problemas acuciantes”, enfatizó Sein.

“La honestidad no pasa solamente por no robar sino que también es hacer bien el trabajo y no realizar promesas que después no pueden cumplirse”, indicaron. Sin nombrar a la actual conducción municipal, apuntaron a la falta de respuestas en relación a temas puntuales como la Cooperativa “16 de Octubre”, el funcionamiento del SEM y el desaprovechamiento de la industria forestal.

Señalaron que en cada encuentro de “Los Irrompibles” abordan las problemáticas sociales de la ciudad, definiendo algunos tips para construir un “programa a futuro. Queremos conversar en un plano de horizontalidad, donde todos podamos participar, dar nuestros puntos de vista y sin condicionamientos externos”.

“Si queremos una comunidad pujante tenemos que ver cómo vamos a resolver las dificultades: el tema de la Cooperativa, la necesidad de una Carta Orgánica y los bosques comunales, por ejemplo”, planteó Comparada, y bregó por que Esquel cuente con un conjunto de normas que rijan la vida institucional, política y económica del municipio.

Sein mencionó un debate que quedó trunco: el Esquel SEAS. Planteó que sería interesante retomar la discusión sobre un plan estratégico que establezca ejes de desarrollo. Realzó que puertas adentro en la agrupación discuten este tipo de cuestiones. “Es indispensable que la gente se sume. Armamos un frente y debe incluir a todos aquellos que amen al país”, acotó.

“La consecuencia de no meterse en política por gente buena es terminar siendo gobernados por gente mala. Lo único que nos sacará de esto es la buena política. Si a uno le va bien y no se mete para ayudar a los demás es un poco egoísta. La vida pasa por ceder un poco, por arriesgar, por demostrar que es posible, por colaborar y contribuir a una sociedad más justa”, amplió Comparada.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí