“Volver al trabajo fue bastante difícil porque ella era nuestro referente”, aseguró Samuel Vargas  actual director y vicepresidente de la Fundación tras la desaparición física de  Gunnita Englund fundadora de la institución que contiene a niños de 2 a 7 años.

 

Hace muy pocos días Guardería Mi Casita retornó a las actividades habituales tras el receso de verano afrontando nuevos desafíos ante la desaparición física de Gunnita Englund fundadora de la institución. Samuel Vargas trabajó a su lado durante quince años y hoy ejerce el cargo Director de la Guardería y vicepresidente de la Fundación.

En diálogo con La Portada informó que “estamos comenzando el primer mes” al tiempo que mencionó que “por ahora estamos trabajando con aproximadamente veinte niños de acuerdo a la situación climática”. Explicó que “vamos a buscar a los niños a sus casas, les brindamos desayuno y almuerzo. Luego a los niños que concurren a clases se los deja en la Escuela y a los que no vuelven a sus casas”.

Respecto de los recursos económicos para llevar adelante la labor cotidiana indicó que se cuenta con el dinero que llega desde Europa “en los meses de Enero y Febrero al no tener actividad queda un saldo en la cuenta y eso se utiliza para poder reiniciar las actividades. Desde el Municipio no tenemos ayuda en tanto que desde la Provincia hay un dinero, pero como hubo cambio de autoridades en la Fundación el cobro se va a demorar un poco. Ese dinero es parte de un subsidio que recibimos el año pasado”.

Para finalizar recordó a Gunnita Englund  asegurando que “volver al trabajo fue bastante difícil porque ella era nuestro referente. Ya no es lo mismo sin ella. Ahora debemos tomar las decisiones y es un cambio muy pronunciado para nosotros. Para mi es una responsabilidad muy grande. Estamos, también, muy  agradecidos con su hijo porque es nuestro contacto con Suecia y los padrinos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí