En el inicio de la semana los trabajadores estatales – afiliados a diversos Gremios y Sindicatos – realizaron un paro de 48 horas que tuvo por objetivo mostrar al Gobierno Provincial el descontento surgido del pago escalonado de los salarios y en reclamo del urgente llamado a paritarias salariales. Las marchas, de los días lunes y martes, fueron contundentes en cuanto a la cantidad de trabajadores movilizados y respecto de los discursos de sus dirigentes quienes aseguran que de continuar con la política de ajuste “nos van a seguir teniendo en la calle”. El Plan de Lucha continuó con retención de servicios tanto en el sector de educación como en la administración central y desde el Gremio docente ya se anunció una nueva medida de fuerza para este lunes 12 y martes 13 de marzo.

Los trabajadores estatales no solo están “enojados” por el pago escalonado de sus haberes, sino también preocupados porque eso implica que deberán pagar alquileres, servicios, tarjetas, prestamos, etc. con intereses y porque además se incumple con la ley la cual marca al cuarto día hábil del mes como plazo para pagar el sueldo del mes ya trabajado.

Los empleados públicos, y no es una noticia, forman parte del grueso de los trabajadores en Esquel lo cual marca que su instabilidad de cobro repercutirá en el sector comercial y de servicios trasladando esa situación a otros sectores que también atraviesan una compleja situación económica.

En 2017 los trabajadores estatales no tuvieron un segundo llamado a paritarias salariales reclamando por ella durante meses y lo siguen haciendo porque entienden que es su derecho y una necesidad teniendo en cuenta que el proceso de inflación no se detiene y que cada día transcurrido deprecia el salario haciendo casi imposible cumplir con todas las obligaciones de pago que tiene una familia.

Los trabajadores estatales no solo están “enojados”, están realmente preocupados por el futuro y la demostración de fuerza y unidad del paro y movilización parece solo el principio de la lucha en este 2018 porque se encuentran, quizás más que nunca, entre el descontento y la incertidumbre.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí