La Asociación, que cumple cinco años, se encuentra integrada por jóvenes y adultos con algún tipo de discapacidad, que egresaron del Taller de Panadería de la Escuela N° 510 y ante la falta de oportunidad laboral decidieron emprender el oficio de elaborar panificados. Hoy trabajan en dicho establecimiento, pero sueñan con tener su espacio propio. El apoyo de su familia y la comunidad lo es todo, trabajar para ellos es dignidad e inclusión. Este martes retomaron sus actividades y ya confirmaron su presencia en la Expo Esquel.

Preocupadas por el futuro laboral de sus hijos, un grupo de madres dio luz a este proyecto que ya lleva cinco años y ha dado en llamar “Pan y Esperanza” donde no sólo se combina el amor por la cocina y la panadería, sino también que los sueños se hagan realidad.

Actualmente son diez las personas, entre jóvenes y adultos mayores de 18 años, con diferentes discapacidades que están participando de este emprendimiento. Todos son egresados del Taller de Panadería de la Escuela N° 510, donde actualmente se encuentran funcionando, con un mismo objetivo: trabajar.

Susana Pacheco, una de las integrantes y fundadoras de la Asociación Civil, contó a La Portada que “la idea surgió a partir de que varios padres veíamos que nuestros hijos no eran incorporados en lugares comunes de trabajo así que para mí esa integración no es real, es ficticia y quizás recién ahora esté empezando a suceder”.

De esta manera un grupo de madres decidió que los chicos aprovecharan sus conocimientos en panadería y realizaran su propio emprendimiento. “Los chicos saben trabajar y muy bien porque tienen una mano excelente para hacer todo lo que hacen entonces nos parecía ingrato perder esa mano de obra y además se trataba de darle dignidad a los chicos”, destacó.

 

Trabajo autogestionado

Tras un largo receso, “Pan y Esperanza” finalmente está de vuelta y este martes reabrió sus puertas. Funciona de lunes a viernes de 16 a 20 horas en la Escuela N° 510. Sus especialidades son las pizzetas, pizzas, pan, alfajores, facturas y tortas fritas. Por el momento la Asociación sólo cuenta con diez personas por ser reducido el espacio, pero espera ampliar la matricula cuando tengan su propia sede en el terreno que les fue otorgado por el Gobierno Provincial en Avenida Alvear y Dante Brozzi.

El dinero recaudado se destina a pagar el seguro, comprar mercadería y el resto se reparte en partes iguales entre los chicos. “Todo es autogestión”, subrayó Susana, quien contó que hasta el momento no reciben ningún aporte del municipio ni provincia. Sin embargo destacó que “este año hay otra apertura desde el gobierno municipal y eso está bueno”. Mientras que señaló que se encuentran gestionando la posibilidad de contar con un maestro panadero como tenían antes con ayuda de provincia. “Necesitamos tener a alguien que sepa de la materia”, apuntó.

 

“Son un ejemplo”

Susana también confió que “los chicos están muy conformes con su lugar de trabajo porque los dignifica, siempre vienen con alegría y con ganas, así que para nosotros son un ejemplo”. Como prueba de ello, relató que han tenido que ir a elaborar a las 7 de la mañana y ellos ya estaban desde las 6.30 horas en la puerta.

Además aseguró que se ha formado un lindo equipo de trabajo. “La comunión que hay entre ellos es hermosa así que no quieren estar en otro lugar que no sea con su propio grupo”, expresó. En ese sentido comentó que “la mayoría son adultos grandes -la persona más grande tiene 40 años y la más joven 20-, así que no quieren tener una fea experiencia y prefieren seguir trabajando en grupo”.

Aseguró que nada de esto sería posible sin la colaboración de la comunidad y resaltó que los chicos son conscientes de que su labor tiene un valor importante.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí