Las obras de saneamiento del Arroyo Esquel, realizadas hace más de diez años, causaron un fuerte impacto sobre el ecosistema del lugar. Actualmente la Secretaría de Ambiente Municipal trabaja en forma sostenida manteniendo el desmalezado de las márgenes y retirando residuos que caen al cauce.

La naturaleza, por su parte, ha comenzado a reconstruir el pequeño hábitat que acompaña el agua. Lo que llamamos “yuyos” constituyen plantas de variadas especies que cumplen una importante función para los insectos y peces que viven en el arroyo, además de desacelerar la velocidad del agua y evitar el avance de piedras y tierra. Por esa razón se cortan las plantas que están en las veredas pero no las que crecen dentro del cauce.

Fuente: Municipalidad de Esquel

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí