Optimizar los recursos del Estado y controlar el gasto, es lo que se proponen desde la Municipalidad para navegar en esta tormenta económica que tiene a diciembre como mes clave debido al pago de los sueldos junto al medio aguinaldo. El intendente Sergio Ongarato afina el lápiz para cumplir con las obligaciones salariales y garantizar asimismo la prestación de los servicios a la comunidad.

Ni bien tomó las riendas de Hacienda, Matías Taccetta avisó que intentará reducir consumos innecesarios en celulares, gas, luz y horas extras. Ahora el recorte empezó a sentirse en el Concejo Deliberante. No hay más plata para yerba ni para café, afirman en los pasillos del cuerpo. Generoso, uno de los concejales habría acercado una caja repleta de mate cocido para compartir con sus pares. Hasta surgió la propuesta de hacer una “vaquita” a principios de mes entre los ediles para asegurar los víveres.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí