Ermelinda, tatarabuela

0

Una familia numerosa tiene Ermelinda López. Con una memoria intacta, repasa: 10 hijos, 32 nietos y 41 bisnietos. Desde hace poco, y con la llegada del pequeño Santino, esta vecina de 85 años es nada más y nada menos que tatarabuela. El médico que la atiende en un centro de salud afirma que es la única persona en la ciudad con tamaño título.

Amable, sonriente y vital. Así se muestra Ermelinda al recibir en su casa de calle Urquiza a diario La Portada. Está acompañada de dos hijas y un bisnieto que corretea por el patio. Le consultamos si es la única tatarabuela de Esquel y rápida responde que “debe haber otras”. Tal vez. Pero no deja de sorprender.

Sentada en el sillón principal del hogar, cuenta que el 2 de febrero próximo cumplirá 86 años. Seguramente habrá una linda celebración. Se ríe fuerte cuando escucha al reportero gráfico de este medio suponer que, teniendo en cuenta la larga lista de familiares, para la fiesta tendrá que alquilar el Gimnasio Municipal.

Nació en el verano de 1932. “Era un Esquel muy diferente”, afirma y no duda: “En la actualidad la ciudad está hermosa”. Hizo el Nivel Primario (hasta cuarto grado) en dos escuelas, la 54 y la 76. Todavía recuerda esos momentos de pequeña y trae a la charla amigos de siempre como Godos, Flores, Marillan, Bastia.

Ermelinda le da un lugar primordial a la familia. Basta con entrar a su casa y ver todas las fotos para darse cuenta. Sobre la mesa un cuaderno verde llama la atención. En su interior contiene varios dibujos que realiza con gran precisión. También hay un árbol genealógico. Ella a la cabeza. Abajo del todo, Santino, su tataranieto.

Con el papel de ayuda memoria, dice: “tengo 10 hijos, 32 nietos, 41 bisnietos y un tataranieto”. La gran mayoría reside en la ciudad, otros andan por Comodoro Rivadavia. Nunca está sola. Siempre la acompaña un ser querido. “Juntarse siempre es muy lindo”, sostiene. Ya palpita ese festejo del próximo 2 de febrero. Se la nota entusiasmada por reunir a todos.

Disfruta de dibujar. Un pasatiempo. Aves y mariposas, algunos de los retratos que guarda en su libro de apuntes. Por recomendación de su médico no puede estar mucho afuera ni tomar frío. Picara, cuenta que días atrás estaba arreglando los tulipanes del jardín y justo pasa en bicicleta el doctor que la atiende. “Me reto”, suelta con un dejo de culpa.

Nunca imaginó que a los 85 años iba a tener una familia tan grande. Imposible acordarse de los nombres de todos. Haciendo una cuenta a la ligera, asegura que serán más de 150 los integrantes. Su primer hijo nació en la década del 50. Así comienza todo. Santino llegó para hacerla tatarabuela. Se la nota iluminada por eso.

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí