Los trabajadores de prensa de Esquel, hace algunos días, tomamos conocimiento respecto de la designación de una persona como “Encargada de Prensa” del Honorable Concejo Deliberante de nuestra ciudad. Y si bien, desde este espacio siempre bregamos por el derecho al trabajo entendiéndolo como la forma de dignificar a una persona, lo cierto es que la noticia nos llenó de dudas.

¿Por qué se designa a una persona sin conocimientos periodísticos?, ¿Acaso ser “la esposa de” es más valioso que los años de estudios o de ejercicio de la profesión que muchos tenemos en nuestro haber? En este punto las dudas comienzan a transformarse en inquietud y malestar.

El Sindicato de Trabajadores de Prensa del Oeste del Chubut – Filial FATPREN- presentó, recientemente, una nota ante la presidencia del Concejo Deliberante y bloques de la minoría en la cual expresa su “malestar, rechazo y repudio por la designación en la novedosa área de comunicación y prensa de la Sra. Lurdes Montes”.

El texto, firmado por integrantes de la Comisión Directiva, recuerda a los ediles que la señora antes mencionada es esposa de Agustín Morán ex dueño de Diario El Oeste quien “decidió de un día para el otro cerrar el Diario dejando a una veintena de trabajadores en la calle sin pagar las indemnizaciones ni siquiera la abultada deuda de salarios atrasados y aportes jubilatorios”. Y considera que la contratación “es una burla a la lucha de los trabajadores del Diario El Oeste que se quedaron en la calle, sin trabajo y estafados por el propietario del medio”.

Esta Editorial, lejos de cualquier deseo de “venganza”, intenta informar un dato de la realidad que afecta a todos los trabajadores de prensa de Esquel. Desde La Portada adherimos a la alternativa planteada por el Sindicato de Prensa en la necesidad – y justicia – de realizar “un llamado a concurso o presentación de proyectos y antecedentes para que todos aquellos formados en la comunicación y/o con experiencia en los medios puedan tener una posibilidad, incluidos algunos de los periodistas que quedaron en la calle por culpa del marido de la persona que Uds. concejales contrataron usando dineros públicos para pagar un sueldo”.

Quienes ejercen cargos públicos, como todo ser humano, no están exentos de cometer errores y enmendarlos no los hace menos ante la comunidad. De hecho admitir una equivocación los acercaría a los vecinos que con su voto les otorgaron la posibilidad de ocupar una banca.

Los trabajadores de prensa – especialmente quienes fuimos afectados por el accionar de “pseudos empresarios periodísticos” – deseamos igualdad de oportunidades. Señores concejales, de ustedes depende.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here