Club Belgrano: Escuela formadora de talentos

0

Los chicos son la base de todo. En el Club Belgrano saben a la perfección que de ninguna manera existiría el fútbol de los grandes si no fuese por el de los pequeños. Así, conscientes, los del barrio Buenos Aires apuestan, y fuerte, a las inferiores pero no sólo para generar talentos con la redonda en los pies sino que también buena gente.

Cuando don Santiago Acuña fundó Belgrano a mediados de los 60 lo hizo para canalizar las ansias de jugar al fútbol de varios adolescentes. Todo a pulmón. La cancha era el baldío con menos yuyos. Ni pensar en botines o pelotas de marca. Con la vieja pulpo alcanzaba. El viaje más ambicioso era al Parque Nacional “Los Alerces” y en un micro que hoy no pasaría las normas de seguridad.

Cómo cambiaron las cosas, deben pensar históricos como el “Palala” Willhuber o el “Rafa” Williams. En poco más de 50 años el “xeneize” del barrio Buenos Aires se consolidó como una de las entidades deportivas más importantes de esta parte de la Provincia. Logros, muchos. El ascenso al Argentino B, quizá el más relevante.

Las luces, flashes y grandes reconocimientos casi siempre van para la Primera. Pero para conocer la razón del éxito arriba hay que mirar hacia abajo y prestar atención a los chicos. Belgrano es ejemplo de eso. Detrás de la escuela infantil hay un grupo de ex jugadores: Gustavo Guarda, Lucas De Godos y Mauricio Kusnika.

Diario La Portada presenció un entrenamiento y conversó con los coordinadores, quienes empezaron a gestar el proyecto hace casi dos años. Faltan minutos para las 18 horas y los pibes van llegando. Ni bien entran al verde sintético saludan con un apretón de manos. “Les enseñamos que el respeto es fundamental”, explica Guarda.

Quien supo ser uno de los mejores enganches de la ciudad cuenta que más allá de lo futbolístico apuestan a inculcar valores positivos. “Planteamos como exigencia el tema de la Escuela y después que entiendan esto como una familia, tomándose además las cosas con seriedad y ganas de aprender”, agrega.

Hoy todas las categorías disfrutan de un predio con infraestructura, sanitarios, césped y hasta indumentaria para entrenar. Guarda recuerda que antes era todo muy distinto. “Nosotros jugábamos en cancha de tierra con viento y en otras condiciones”, comenta mientras la séptima precalentaba y se divertía con el “loco”.

Proyección y trabajo social

De Godos señala que uno de los grandes objetivos es “aumentar la competencia interna” y participar regularmente en torneos más allá de los límites de Esquel. La meta se viene cumpliendo. Belgrano dice presente en certámenes provinciales, regionales y nacionales. En enero del año próximo la categoría 2003 estará en un sudamericano a disputarse en el vecino país de Chile.

El “xeneize” tiene más de 250 jugadores, contabilizando desde la 2012. “Vienen de distintas partes de la comunidad y claro también salimos a buscarlos porque sabemos que existen grandes talentos en los equipos barriales”, indica, resaltando al mismo tiempo el trabajo social que se realiza a nivel institucional. La contención y la educación, dos pilares.

“Es un orgullo estar en el Club, trabajar con chicos y contar siempre con el apoyo tanto de los padres como de los dirigentes. El presidente (Milton Reyes) nos respalda en las locuras que proponemos”, subraya De Godos, muy entusiasmado con el hecho de que las infantiles tengan cada vez más roce patagónico. Las pruebas en Buenos Aires forman parte del plan.

Ambos coinciden en destacar a Belgrano como un “semillero de talentos” que promueve valores futbolísticos y humanos. “Trabajamos mucho el sentido de pertenencia. Por eso cada uno de los jugadores tiene su buzo. Si no hay plata para comprarlo se hacen rifas. Todo es a pulmón; con esfuerzo de entrenadores, chicos, padres y dirigentes”, completaron.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí