Cooperativa Manos Unidas Esquel: Mujeres con vocación

0
3402

Cuidar a un adulto mayor no es una tarea sencilla, requiere de mucho conocimiento, paciencia, sensibilidad y, por sobre todas las cosas, vocación. Todas estas cualidades son las que caracterizan a las hermanas Miriam, Berta, Nancy y Marta Jara como a las sobrinas Gladys y Gloria Curuala, quienes no dudaron en ponerse al hombro el Hogar de Ancianos, cuando su dueña presentó quiebra, y conformar la Cooperativa de Trabajo “Manos Unidas de Esquel”. No sólo lo hicieron para conservar su fuente de trabajo sino también por el cariño a los abuelos que se encontraban viviendo allí y que ya son parte de su familia. Al principio golpearon varias puertas, pero ninguna se abrió y hasta un intendente osó decirles que eran “la vergüenza de la ciudad”. Así y todo, las chicas no dudaron de su lucha y hoy se encuentran de pie, trabajando para brindarle una mejor calidad de vida a los abuelos. 

¿Cómo se conformó la cooperativa Manos Unidas?

Miriam Jara: A mediados de septiembre de 2011 la dueña de la empresa nos reunió a todas y nos notificó que iba a presentar quiebra por problemas de salud y económicos. Todas éramos amas de casa así que esto nos generó mucha preocupación porque teníamos que llevar el pan a nuestras casas. Tres compañeras renunciaron y quedamos seis que la verdad no teníamos idea de qué hacer. A nosotros lo que nos ayudó mucho fue el apoyo de los familiares de los abuelos, que nos dieron la idea de quedarnos con el trabajo así que fuimos asesorándonos de a poco porque había que mantener nuestra fuente de trabajo.

¿Recibieron alguna ayuda del municipio o provincia?

Berta Jara: No hemos recibido ninguna ayuda, fuimos mujeres que siempre la luchamos solas y que pusimos todo en este hogar. El único que nos donó dos sillas fue Ricardo Bestene cuando estaba en campaña –fue candidato a Intendente de Esquel-. Porque cuando empezamos fuimos a la Cooperativa 16 de Octubre, al municipio y a Lotería pero nunca recibimos nada por ser un hogar privado.

Miriam Jara: El intendente de ese momento -Rafael Williams- nos dijo que esta no era una cooperativa, que era un hogar privado, y nosotros le explicamos las condiciones en las que habíamos quedado, que necesitábamos alimentos, pero nos dijo que este hogar era la vergüenza de la ciudad. Nunca me voy a olvidar de eso, y si era así no entiendo cómo lo habilitaba el municipio.

¿Cómo fue hacerse cargo del hogar?

Miriam Jara: Nosotras estábamos acostumbras a ser empleadas y de la noche a la mañana pasamos a tomar las decisiones de todo, pero la necesidad de trabajar y el entusiasmo que teníamos nos dieron las fuerzas. Cuidar adultos mayores no es fácil, aparte juega mucho lo sentimental y lo emocional porque si no sentís el trabajo no lo podés hacer. Es distinto limpiar un piso que lavar a un abuelo, son distintos los sentimientos que uno tiene.

¿Alguien los acompañó en este proceso?

Berta Jara: A raíz del familiar de uno de los abuelos llegamos a Osvaldo González Salinas –abogado- quien nos asesoró junto a María Martínez con los trámites y terminás aprendiendo a la fuerza. La cooperativa avanzó mucho por la fuerza que él nos dio, sin pedir nada a cambio y hasta el día de hoy que nos sigue ayudando. A la mañana hacíamos los trámites y después veníamos a trabajar.

¿Cuándo pudieron llevarse algo de dinero a su casa?

Miriam Jara: La poca plata que entraba al principio iba para el hogar porque había una carencia terrible, teníamos abuelitos a los que no teníamos qué darle de comer ni sillas para que se sienten así que el primer año no cobramos nada. Cuando empezamos tuvimos que traer lo que teníamos en nuestras casas al hogar y fue triste porque no teníamos nada para llevarle a nuestra familia. Los familiares de los abuelos no podían creer las condiciones en que estaban sus padres así que nos ayudaron con alimentos y artículos de limpieza. Por eso con Berta y Nancy, que hace años que estamos acá y vivimos todo esto estando la dueña, nos propusimos cambiar rotundamente la imagen del hogar, así que tiramos las paredes, pintamos y cambiamos todo.

¿Cómo es el trabajo que realizan?

Berta Jara: Brindamos un cuidado de 24 horas a los adultos mayores, cada cuidadora cumple un rol de ocho horas y son dos por turno. El servicio que damos es higiene personal completa, alimentación, lavado y planchado de la ropa y todo lo que un abuelo puede tener en su casa. Hasta tienen peluquera, pedicura y servicio de enfermería que lo logramos hace un año. Si se nos enferma un abuelo llamamos a la guardia y al familiar que lo lleva al hospital. Cada uno cuenta con su doctor de cabecera y la mayoría tiene obra social. Este hogar es muy familiar, las 24 horas está abierto y la familia puede venir en cualquier momento.

¿Cómo se sobrelleva la pérdida de un abuelo?

Es fuerte porque le tomas cariño a cada uno, le conoces las mañas y los malcrias mucho. En todo este tiempo se nos han ido muchos abuelos. Cuando un abuelo se enferma y el médico dice que no hay nada para hacer, nosotros mismos le pedimos al familiar que lo traiga acá para que esté acompañado y no esté solo en el hospital, así se van de la mano de una cuidadora. Cuando hay un abuelo mal reforzamos la guardia para que siempre ese abuelito esté acompañado.

¿Cómo se organizan con las fiestas de fin de año?

Miriam Jara: Para Navidad, Año Nuevo y nuestro aniversario alquilamos salones, los decoramos e invitamos a las familias para festejar. Después también celebramos los cumpleaños y todas las fechas patrias. Nos costó mucho salir adelante pero hoy podemos decir que logramos muchas cosas y que estamos bien. Para ser cuidadora de adultos hay que tener vocación, podes tener conocimiento pero con eso sólo no alcanza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here