Melin: “Hay mucha necesidad”

0

Con la ayuda de los vecinos que han ido acercando alimentos no perecederos, la presidente de la Junta Vecinal del barrio 50, 74 y 100 Viviendas, Elida Melin, pudo reabrir el comedor que funcionaba en la sede, el cual no cuenta con ninguna colaboración del municipio, provincia ni de los comercios. Aseguró que “hay mucha necesidad” y que “con la veda invernal se está notando más”.

 

Elida Melin, presidente de la Junta Vecinal del barrio 50, 74 y 100 Viviendas, no es la primera vez que se encuentra al frente de un comedor, ya lo había experimentado hace un tiempo atrás en su propia casa y luego lo trasladó a la sede donde tuvo que cerrarlo por falta de alimentos. “En un momento lo suspendí porque no recibía ayuda pero ahora empecé a ver que estaban viniendo muchos chicos a pedir comida así que decidí volver a pedir colaboración en alimentos no perecederos”, contó.

Al ser consultada sobre si no recibía algún tipo de ayuda del área de Promoción Social de la Municipalidad de Esquel, la vecinalista sostuvo que “yo entiendo que ellos no pueden ayudarme a mí porque si no tienen que ayudar a todos y además sé que si la provincia no les baja dinero, ellos no pueden hacer nada”. Además remarcó que “esto surgió de mi por la necesidad que yo veo acá, no solo en mi barrio porque que está viniendo gente del Badén”.

 

A puertas abiertas

Melin destacó la ayuda que se encuentra recibiendo de los vecinos de Esquel. “Me han traído leche, té, azúcar y fideos”, precisó. Asimismo informó que el comedor abre sus puertas desde las 9 de la mañana con la leche.

Opinó que la necesidad de los vecinos no es de ahora sino de antes pero que se incrementa con la veda invernal ya que muchas familias se quedan sin un ingreso económico.

La vecinalista aclaró que “las puertas de la sede están abiertas para todo aquél que quiera venir”, y recordó que antes de cerrar el comedor “recibía alrededor de quince chicos, pero no tenía como sostenerlo y ahora empecé de nuevo porque me lo pidieron y uno ve la necesidad”.

Por último, declaró que “yo entregué notas a los comercios pero no obtuve ninguna respuesta, sólo de los vecinos que traen fideos, pero después de nadie más”.

Quienes quieran colaborar con un alimento no perecedero pueden acercarlo a la sede vecinal ubicada en Antúnez 735 detrás de la Comisaría Segunda.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí