Una buena noticia para la Escuela N ° 210 del barrio Badén. Tras varios intentos, finalmente comenzó a funcionar la Cooperadora Escolar. Es un espacio integrado por madres que se proponen colaborar en la educación de los chicos a través de proyectos concretos y de distinta naturaleza.

Minutos antes de la primera reunión de comisión, Juana Saihueque y Norma Vázquez, de la flamante Cooperadora Escolar, recibieron a La Portada. En un diálogo distendido, repasaron objetivos, programas en mente, hablaron de sueños a futuro y pusieron el acento en lo que consideran más importante: los niños.

“Tenemos muchas expectativas y ganas”, confesaron al unísono. El entusiasmo es grande, como así también la responsabilidad y los desafíos que tienen por delante como grupo organizado de madres que como fin último busca “ayudar a la Escuela” y, fundamentalmente, estar junto a los chicos en el día a día.

Saihueque, dirigente barrial de conocida trayectoria en la ciudad, apostó fuerte por una cooperadora activa y presente en la vida diaria de una institución que recibe a cerca de 200 alumnos. “La idea es trabajar para hacer viajes y para facilitar la tarea de los docentes, por ejemplo”, planteó.

Luchar por los proyectos

A la vista está que los proyectos pensados son múltiples. Puede deducirse que van desde la organización de actividades culturales y deportivas, pasando por rifas y eventos solidarios, hasta gestiones conjuntas con la Dirección para concretar el viejo anhelo de la jornada completa. Esto último se encuentra encaminado y será una realidad en cuestión de meses.

“Tenemos muchas…

…ganas de trabajar y de comprometernos con lo que hace falta”, afirmó luego. A tan solo unos metros de distancia la directora de la Escuela Primaria, Susana Holmes, escuchaba atenta y no podía disimular su alegría. La sonrisa lo decía todo. La participación de los padres era algo que se pretendía hace tiempo.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí