El desafío de aunar gestión de gobierno y vida familiar

0

El intendente de  Esquel, Sergio Ongarato, asegura que estar al frente del Ejecutivo Municipal no es “una sorpresa”, pero reconoce que combinar la gestión con la vida en familia se torna complejo especialmente por la marcada frecuencia de sus viajes de trabajo “esto es algo que no tengo resuelto y me pesa”.

 

Aunar la gestión de gobierno con la vida cotidiana no parece, a simple vista, tarea sencilla. Es que en esta unidad deben conjugarse las obligaciones y el deseo estar presente en cada evento familiar. Está presente, también, – en la imperfecta ecuación- aquello que se imaginó con la realidad. Sergio Ongarato, intendente de Esquel, a un año y medio de estar al frente del Ejecutivo Municipal dialogó con La Portada sobre la experiencia de combinar gestión y vida familiar.

“Yo sabía cómo era estar a cargo del Ejecutivo Municipal porque tuve la experiencia con mi padre. Lo acompañé durante seis años en cargos técnicos hasta ser Secretario de Obras Públicas. También fui concejal durante 8 años y tuve varias reuniones con Rafael Williams (intendente mandato cumplido) con quien teníamos charlas distendidas”, manifestó en relación al cargo que ocupa desde diciembre de 2015. “Conocía el panorama por lo que no hubo muchas sorpresas. La diferencia es cómo uno siente a este cargo. Hay gente que sueña con este cargo pensando que es como sentarse en un trono de oro, pero para mí es ponerme una mochila pesada”, reconoció.

Indicó, en este sentido, que “este es un cargo de mucha responsabilidad y con muchas cosas para hacer” al tiempo que mencionó que ser intendente lo hace sentir – en ocasiones- lejos de la gente. “Por momentos me pasa eso y entonces salgo tratando de estar lo menos posible en la Oficina. Me gusta salir a la calle y caminar el barrio. Trato, en lo posible, de ir a buscar a mi hija al Colegio. Hasta el año pasado iba al Club de Hockey con mis chicos. Esto te aleja un poco de los amigos porque la agenda está muy llena incluso sábados y domingos”.

Lograr los objetivos políticos implica contar con el respaldo de la familia, pero en el ejercicio del cargo las personas más importantes pueden resentirlo. “Mi esposa también sabía algo de esto, pero eso no quiere decir que esté contenta del todo”, aseguró. Y mencionó – en relación a sus hijos- que “mi hijo mayor está grande y tiene una perspectiva propia entre el deporte y sus estudios, el segundo tiene una gran curiosidad y la nena no lo llega a aceptar todavía. Este es un tema familiar que no tengo resuelto en especial con la frecuencia de los viajes y es algo que me pesa”.

Ongarato, además, aseguró que “mi esposa me trae los comentarios de la calle a los que no tengo acceso por estar mucho tiempo en reuniones. Mucha gente trata de llegar a mí a través de mi esposa. Ella colaboró mucho durante la campaña, pero ahora se dedica más a sus actividades. Igual algunas opiniones siempre da, pese a que trato de llegar a mi casa y separar los tantos. Quiero entrar a mi casa como el marido y papá y no como el intendente”.

El legado familiar de los Ongarato está intrínsecamente relacionado con la política y el actual titular del Ejecutivo Municipal no descarta aconsejar a sus hijos seguir sus pasos y los de su abuelo “si les gusta”. Sin embargo aclaró que “deben estar dispuestos a algunos renunciamientos como la falta de tiempo. Mis hijos reclaman las escapadas al Lago: ya no podemos ir con la frecuencia que los hacíamos antes”.

Ongarato fue preciso al sostener que “si uno está dispuesto a  dar un servicio a sus vecinos cuando uno ve que se pudo solucionar algún tema (calle, viviendas, concreción de obras) la gratificación es muy linda”. Remarcó que dicha gratificación “dura diez minutos, pero llevó horas de gestión. Y también están los minutos de cuestiones ingratas. Hay gente que pide las cosas educadamente y están los otros que intentan vivir del Estado. Cuando se tiene la responsabilidad de administrar los recursos de todos no alcanza, pero el bien más escaso es el tiempo para hacer todo lo que uno quiere y atender a la gente que lo espera a uno”.

Recordando a Papá

El intendente de Esquel se emocionó al recordar a su padre “era muy especial y tenía una llegada a la gente distinta al político tradicional”, manifestó. Y agregó que “una señora me contó que cuando ella y su marido eran jóvenes tenían un ranchito muy humilde con una zanja que pasaba por el medio y les entraba agua cuando llovía. Tenían unas palas para tapar la zanja, pero no lo hacían. Cuando lo vieron a mi padre le pidieron que mandara la máquina en un tono de exigencia. El les contestó “yo no voy a mandar la máquina. Ustedes son jóvenes y tienen palas para tapar la zanja”. Ese fue el empujón que – contaba la señora- necesitaban para tapar la zanja, hacer su casa y terminaron con hijos estudiando en Buenos Aires. Ahora tienen una casa más grande y han progresado. La señora reconoció que si le hubieran mandado la máquina estarían viviendo en el ranchito. Mi padre decía que lo difícil no era dar ayuda, sino lograr que la gente se ayude a sí misma”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí