Dueños de nuestras palabras

0
226

Desde hace poco más de un año cien trabajadores del Diario Tiempo Argentino, ante el abandono de la patronal y la perspectiva de perder su fuente de trabajo, decidieron organizarse y conformar la Cooperativa Por Más Tiempo para continuar editando Tiempo Argentino. Javier Borelli, presidente de la Cooperativa, recibió a La Portada en Buenos Aires y compartió detalles de esta experiencia de cooperativismo en prensa.

Cuando los periodistas inician el camino de la formación profesional y de los primeros años de trabajo ser dueños de nuestras palabras se asemeja a una utopía, sin embargo la crisis en los diversos medios de comunicación del país, con la consecuente pérdida de los puestos de trabajo y la necesidad de convertirnos en “trabajadores autogestionados”, transformó el sueño en realidad. Este es el caso de los trabajadores del Diario Tiempo Argentino que hace un año ante el abandono de la patronal – encabezada por Sergio Szpolski – conformaron la Cooperativa de Trabajo Por Más Tiempo.

La Portada entrevistó a Javier Borelli, presidente de la Cooperativa “Por Más Tiempo” que edita Tiempo Argentino en Buenos Aires con la intención de conocer detalles de una de las experiencias de cooperativismo más importante del país en el sector de prensa.

  • La Portada: Cómo se llega a la conformación de la Cooperativa Por Más Tiempo?
  • Javier Borelli: Llegamos a armar una Cooperativa después de un gran conflicto en Diario Tiempo Argentino dentro del Grupo 23 en el marco de un proceso de vaciamiento de ese Grupo empresario. En Septiembre de 2015 comienzan a dejar de pagar, en Diciembre no pagaron el aguinaldo y en adelante no pagaron más los sueldos siempre con promesas de pagos que no cumplían. Teniendo, además, noticias de otros medios del Grupo en el que algún directivo intermedio avisaba que se cerraba. En nuestro caso eso no pasó y seguimos trabajando hasta que el 5 de Febrero dejaron de imprimir el Diario. Ahí tomamos la decisión de hacer una permanencia en la Redacción para evitar que ese vaciamiento, que ya se estaba dando en nuestros salarios, se diera también con las herramientas de trabajo. Teníamos una asamblea muy organizada e iniciamos actividades para visibilizar lo que pasaba con marchas al Ministerio de Trabajo y eventos en la puerta de la Redacción. El 31 de Enero de 2016 hicimos un festival masivo en el Parque Centenario con la presencia de grupos musicales populares. Eso terminó siendo un festival para 25 mil personas con una bandera enorme que decía “No al Vaciamiento”. Esto nos ayudó a demostrar que los trabajadores de prensa estábamos muy organizados como si fuéramos una empresa. Esta fue la primera prueba de que teníamos un formato de organización muy grande y fuerte. Cuando vimos que no había respuesta judicial ni del Estado, a través del Ministerio de Trabajo, y se seguía amparando a los empresarios que habían vaciado tomamos la decisión de saber que lo que sucedería pasaría por nosotros. En este marco crecieron nuestros vínculos desde las Redes Sociales sacando también un boletín diario que se llamaba Por Más Tiempo justamente donde cubríamos algunas de las noticias más importante del día y también contábamos cómo avanzaba el conflicto nuestro. Al acercarse el 24 de Marzo, fecha muy importante para los trabajadores del Diario, decidimos hacer una edición especial y venderlo durante la movilización que se realizaría. Salimos con planillas para ver si la gente, que compraba el Diario, estaba interesada en recibirlo en caso de generarse un mecanismo de autogestión. Vendimos 35 mil ejemplares en esa marcha y volvimos con pilas y pilas de planillas con gente que quería seguir vinculada. En la asamblea siguiente se informó sobre la plata que se había recaudado, se repartió algo de eso porque había compañeros que estaban sin cobrar sus sueldos desde hacía cinco meses. Allí decidimos ahorrar plata para pagar dos impresiones pensando en ver si la gente estaba interesada en lo que podíamos escribir y efectivamente así fue. El 24 de Abril sacamos la primera edición en papel, se agotó y así siguió con las otras. Eso nos permitió ir generando la plata que hoy sostiene a esta Cooperativa. Comenzamos a reunirnos con empresas recuperadas, medios autogestionados más pequeños que existen por acá y otros más grandes que están en el interior. Entendimos que nuestra forma de organización sería la Cooperativa y si habíamos podido organizar un festival – algo que no sabíamos hacer – cómo no podríamos sacar un Diario que era lo que hacíamos desde hace mucho. Sí teníamos que aprender las cuestiones que nos eran totalmente ajenas como por ejemplo facturar, cobrar, vender publicidad, relación con la imprenta y canillitas.
  • LP:¿Se mantiene la misma cantidad de trabajadores desde el inicio del conflicto?
  • B: Cuando empezó el conflicto Szpolski(Sergio) presentó una lista con doscientos empleados, pero allí estaban incluidos colaboradores y gente del área administrativa del Grupo 23 que no sólo trabajaba para Tiempo, sino para otros medios. Metió a esa gente en el paquete para hacer alguna estrategia judicial que todavía no llegamos a dirimir cuál es. Debíamos ser 150 periodistas incluidos los colaboradores. Hoy la Cooperativa tiene cien trabajadores que son socios.
  • LP:¿Cuál fue el momento más difícil en este proceso y cuál el más emotivo?
  • B: El más difícil fue la noche del 4 de Julio cuando echaron a nuestros compañeros y escuchando desde afuera como nos rompían la Redacción. Este fue un hecho de violencia sin precedentes y parecía que no había nada que pudiéramos hacer. La recuperación del Diario, paradójicamente, fue un hecho emotivo muy fuerte comparable con el 24 de Marzo de 2016 cuando el Diario se agotaba y venia gente a comprarnos a nosotros. También fue emotivo la reacción post ataque que fue la salida del Diario el martes siguiente. Con la Redacción rota nos pusimos a trabajar y desenmascaramos a los que habían sido. Ante un hecho tan violento de un vaciamiento y el uso de la violencia física la reacción tiene que ser emocional y lo suficientemente fuerte para que uno pueda reponerse.
  • LP: ¿Cómo surgió tu nombre para presidir la Cooperativa?
  • B: Cuando comenzamos a pensar a trabajar como Cooperativa nos distribuimos en comisiones. La Comisión de Organización pensaba el formato y yo fui uno de los miembros activos con la organización del festival. También fui aportando el conocimiento de los grandes modelos. Cuando se acercó la fecha de la votación algunos de los compañeros que participaban ahí y de los delegados que estuvieron en el conflicto me sugirieron que me candidateara a presidente. Hicimos una elección para integrar el Consejo de Administración, yo quedé dentro del Consejo y después muchos de los integrantes del mismo decidieron no candidatearse para que yo fuera el presidente. Quedamos dos compañeros y la mayoría me eligió a mí. Hace poco me reeligieron para continuar en el cargo lo cual haré con mucho orgullo. En las próximas elecciones será otro el compañero que asuma esa responsabilidad porque entendemos que todos deben hacer estas experiencias de aprendizaje y se vaya reemplazando. De hecho la mitad del Consejo actual fue reemplazando con esta idea de que todos vayan participando.

LP:¿Alguna vez te arrepentiste de asumir la presidencia de la Cooperativa?

J.B: No, para nada. Hay mucho trabajo y es mucha responsabilidad. En este primer año los retiros – como se llama ahora al sueldo- no están cerca de lo que era el sueldo de mercado y que cobrábamos cuando éramos parte de la empresa, pero es un retiro con el cual me mantengo y a la vez entiendo que era un momento donde había que lograr lo que era imposible: sostener un Diario de cien personas un año. Ahora estamos mejor parados y en una nueva Redacción que se paga con el aporte de la gente. Esta es una experiencia en la vida: poder hacer un medio donde uno pueda discutir las cosas que queres poner y donde no haya que cuidarse por un anunciante. Esto es lo más parecido a lo que uno quería hacer cuando estudiaba periodismo y decidió dedicarse a esto. Si podemos hacerlo sacrificando un poco habrá que sacrificarse porque lo vale. La retribución emocional y simbólica de lo que estamos haciendo y lo que la gente nos devuelve en la calle comprando el Diario o tuiteando una foto con la tapa del Diario del domingo es enorme. Estoy más que contento de estar acá.

  • LP: ¿Cuál es el futuro, después de un año, de la Cooperativa Por Más Tiempo?
  • JB: Este tiene que ser el año del despegue logrando que ingrese mayor pauta privada porque ya demostramos la solidez del proyecto, ir mejorando en la organización porque organizar a cien personas no es fácil. Esta organización nos va a servir para mejorar los contenidos Web que es una modalidad nueva porque no la teníamos. Haremos un rediseño del Sitio porque nuestra idea es que Tiempo pueda posicionarse de una manera mucho más clara en la agenda de medios nacionales, que pueda tener una voz todos los días y no sólo domingos que ya está más que ganada. Queremos también mejorar los contenidos y que Tiempo sea conocido en todos lados por su calidad periodística además de por su estructura de organización.

¿Quién es Javier Borelli?

Es Licenciado en Ciencias de la Comunicación, asumió hace un año el desafío de presidir la Cooperativa de Trabajo Por Más Tiempo y hace un mes fue reelecto en el cargo.

Es un joven de 33 años que creyó, desde el principio, en la necesidad de defender los puestos de trabajo en Tiempo Argentino. Pese a su trabajo diario – y la responsabilidad que conlleva – ofrece su tiempo, experiencia y ayuda a quienes inician el camino del cooperativismo en prensa.

Borelli y todos los socios de la Cooperativa Por Más Tiempo demostraron que “se puede”, que la dignidad de los trabajadores de prensa no se resigna y que ser “dueños de nuestras palabras” es una realidad palpable.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here