El esquelense Sebastián Lino ganó un concurso nacional de poesía

0

Con textos de La Trochita, el esquelense Sebastián Lino fue el ganador del concurso literario ‘El tren en palabras’ en la categoría poesía. La iniciativa fue impulsada por escritores de Capilla del Monte, Córdoba, y acompañada, entre otros por la Asociación Ferroviaria al Servicio del País (AFeSePa).

En contacto con La Portada, el comunicador social y artista de Esquel contó que se enteró del concurso a través del Instagram del Viejo Expreso Patagónico. “Está organizado por la biblioteca Mariano Moreno con Trenes Argentinos, gente de zonas ferroviarias de Córdoba, del Tren del Cielo y faltaba La Trochita”, resaltó.

Por esos días, Lino estaba escribiendo un texto “para compartir en Instagram”: “Junté todo lo que estaba haciendo, lo mandé y fui el ganador de la categoría poesía”. “Lo tuve que enviar por mail, ordenar los 100 renglones que pedían. Los poemas son de las categorías literarias la más difícil de medir”, comentó.

En particular, eligió el género haiku “que nace en Japón para ser breve, son 3 líneas cada uno”: “La primera y la tercera tienen que tener 5 sílabas y la segunda 7”. “Lo divertido es que en Japón escriben de forma distinta, a veces una palabra es una sílaba, en castellano son palabras mucho más largas”, explicó.

También fue reconocida una vecina esquelense, Cecilia Amigo, que tuvo “una mención honorífica”.

Lino realzó que el concurso busca “valorizar y visibilizar las redes de trenes del país, no solo como un servicio público o un espacio de trabajo, sino su rol social”. “Yo vivo en el barrio Malvinas y cada vez que sale La Trochita, por más que no viaje, es un acontecimiento, veo a la gente alrededor, y la historia de nuestra vida por lo menos en Esquel está marcada por eso”, señaló.

De este modo, todas las vivencias “las reflejé desde mi óptica”. Asimismo, subrayó que la participación fue muy amplia: “Yo tengo 34 años, y hay gente que tiene 70 que estuvo escribiendo, esa vivencia la tuvo que acotar y mostrar en muchos relatos verídicos”.

Si bien se inspiró en vivencias personales, observó que “lo breve del formato haiku deja mucho a la imaginación”. “Puedo mencionar un hecho, pero no digo cuándo, no digo con quién, se va completando a la medida del lector y de quien lo interprete”, detalló.

De todos modos, reconoció que no esperaba ganar: “Para mí fue de la nada, no es que salí de un taller literario ni de la escuela. No estoy en contacto ni con docentes ni con nadie de espacios literarios de Esquel”.

El trabajo:

El vaivén del tren
Suena dos veces al día
Temporada alta

A dos cuadras, yo
Saludo los vagones…
Si me siento bien

Mi primer viaje
Fue en Jardín, con mi abuela
Había cuncunas

¿La segunda vez?
En secundaria, colao
a otro colegio

La tercera vez,
Llevé a mi amor invernal
Le di el ventanal

Ibas rompiendo
Charcos de hielo fresco
Dejando tu huella

Tu mamá te hizo
una bufanda larga
gorro con pompón

Soy el encargado
De la leña en el vagón
Vos disfrutalo

Paillacan canta
Los números mapuche
“Kiñe epu kula…”

Justo hoy vinieron
Bandidos, roban chicas
No te dejaste

¿Cuántos durmientes
Hará falta para unir
Tu casa y la mía?

Tu nombre es muy, muuuy
Mecánico, duro, frío
Mejor, “Trochita”

Viajar despacio
cerca, escuchando historias
¿Por qué estás acá hoy?

Cuando va a salir,
la gente no entiende nada
Tampoco al volver

El cerro hace eco
Dos pitidos se cruzan
choque de trenes

Sale de noche,
rara vez, pero sale
Es otro viaje

Si nieva, también
Sol, viento, lluvia o grises
Es otro viaje

Hace pocos días
Vimos al tren de lo alto:
Una nube más

Con mis pies puedo
Tocar los dos carriles
¿Puedo irme y volver?

En el tren vino
Tanguito, aburrido ahí
hizo “La Balsa”

“Estoy muy solo
Y triste acá en este mundo
Abandonado”

¿Cuántas canciones
Habrán hecho turistas
Y mochileros?

La gata negra
no entendía el tren, y corría
Hoy duerme muy bien

Difícil hacer
que el cerro salga en fotos
Como la luna

Calfu Mawiza
Es como el monte Fuji
Pero en Esquel

Un día habrá un cerro
Sagrado, con la forma
de nuestro abrazo

Minas Geraes, sé
Tiene a Maria Fumaca
Acá no hay minas

Un dia, el viento
volteó un vagón andando
¡Viento vs. vapor!

Ciruelos en flor
Pintan de rosa el suelo
Cómo amanecer

De tulipanes,
Peonias, retamas, chochos…
Mi calendario

Llueven pétalos
y el más bello se posó
sobre mis labios

Te regalé un
Pantalón anti desgarros
para cuidarte

La capelina
Cubre tu piel, tus ojos
para que brillen

Aunque es de dia
las flores se cerraron hoy
Llega la lluvia

Hasta luego, Sol
Me sonrojo cual nube
Brillo cual luna

Noche nevada,
Te abracé fuerte y lento
Como un paso

Miré de reojo
La nieve acumulada
Cayó, y sonreías

Nadie esperaba
El clima como se dió
Yo si. Estoy listo.