Tolkeyén, con nuevo material, ya abrió sus puertas y espera otro año de crecimiento en la comunidad

0

La Biblioteca Popular Tolkeyén reanudó en febrero su atención con horario de verano: los martes de 10 a 13, miércoles y jueves de 17 a 20. El 6 de marzo retomarán el cronograma habitual hasta diciembre, de lunes a viernes de 10 a 13 y de 15 a 18 horas. Cabe recordar que el espacio está ubicado en Malvinas Argentinas 1850 y es posible contactarse por Instagram y Facebook.

Viviana Coronel y Mariano Rossi abrieron las puertas de la Biblioteca Popular a La Portada y resaltaron que, a pesar de no estar en época escolar, ya tienen una buena concurrencia: “Ahora viene gente que tiene un poco más de tiempo, o han venido a asociarse”. “Lo que se retoma después cuando empieza el año escolar son los talleres. El año pasado tuvimos Plan Fines, apoyo escolar y trabajamos con la escuela de adultos N° 602”, comentaron.

Asimismo, pusieron en valor que el 2022 fue positivo y cuentan con cerca de 400 socios: “Un cuarto de ellos son niños, niñas y adolescentes”. Para este año están “con las mejores expectativas”.

“La biblioteca está siendo un espacio referente para las personas, para el barrio, de encuentro, de lectura, de integración, donde se desarrollan actividades diferentes. Cumple un rol social y cultural muy importante. El año pasado lo tuvimos y esperamos que este año también”, compartió Rossi.

De todos modos, pusieron en valor que Tolkeyén recibe personas de todos los barrios porque tienen material que no encuentran en otros lugares o en la biblioteca municipal. Por ejemplo, Coronel destacó el espacio de perspectiva de género: “Hay una población muy amplia que requiere ese material, se entera que aquí hay un fondo bibliográfico que es bastante interesante y amplio. Lo mismo con el material de pueblos originarios”.

Una biblioteca hecha en conjunto

La Biblioteca Popular de Esquel realiza un trabajo de colaboración interinstitucional importante, por ejemplo, con su par de Trevelin: “Si hay algún material que nosotros no tenemos, nos prestan y a la inversa también”.

Los propios socios aportan en este sentido porque hay buzones de sugerencias donde se pueden depositar ideas de libros que no están y proponen adquirir: “La persona que pidió determinado libro sabe que cuando sea la compra, lo conseguimos. Si por algún motivo no lo encontramos, nos ocupamos de avisarle a la persona. Eso fortalece ese sentido de pertenencia”.

“Todos los proyectos, las acciones, han sido muy gratificantes el año pasado y se acrecienta la población y la demanda. Es muy bello trabajar en una biblioteca popular”, compartió con emoción Viviana Coronel.

Material nuevo

A través de Daniela Della Bruna que es “muy amiga de la casa”, la Biblioteca Popular Tolkeyén empezó el 2023 con cerca de 40 libros nuevos. “Hizo que podamos ir a su librería y comprar mucho material interesante, muy lindo, de muchos autores y autoras contemporáneos, mucho material de perspectiva de género, o de temáticas novedosas, de editoriales pequeñas, medianas, independientes, que es muy difícil encontrar en otros espacios y adquirirlos. Fue una compra muy linda que estamos estrenando”, reveló Rossi.

Agregó que estos aportes ayudan al “carácter especial del material que la gente puede encontrar en la Tolkeyén”.

Los nuevos materiales tienen su sector especial dentro de la Biblioteca, para que los usuarios puedan encontrarlos fácilmente. Después de un tiempo, son ubicados en el área que les corresponde. 

Digitalizar la oferta

Por otro lado, en la intención de perfeccionar y agilizar el funcionamiento de la Biblioteca Popular, están comenzando a implementar un sistema que existe para estas instituciones. Esto permitirá, a futuro, que todos los libros que tiene Tolkeyén puedan revisarse online.

Si bien algo del material ya está cargado, Coronel aclaró que “es un trabajo muy lento porque hay que ingresar toda la información, desde autor o autora, autores, ilustradores, traductores, prologuistas, el título del libro, el subtítulo, la edición, todos los datos”. De todos modos, armaron un equipo con el objetivo de ir ingresando el material que compraron más recientemente en la feria del libro y, a medida que se pueda, cargar lo demás.

“Es una facilitación y una forma de búsqueda y de recuperación, que para mucha población es muy significativo. A mí, como a mucha gente, me encanta venir al estante, pero hay otras personas a las que les interesa mucho más la búsqueda previa para acercarse directamente a retirar el libro. Esto lo permite el programa”, recalcó.

Cómo asociarse

Las personas interesadas en asociarse pueden acercarse directamente con su documento. Puede hacerse de manera individual por $100 pesos mensuales o $200 por el grupo familiar.

“Cuando se asocian, les pedimos que nos abonen los tres primeros meses, con la sola presentación de los documentos de los integrantes de ese grupo y el dinero. Cada usuario puede llevar hasta tres libros por vez y les pedimos que a los 15 días los devuelvan”, puntualizaron. También se puede renovar el préstamo si el libro no está reservado.

Por otra parte, dejaron en claro que el uso del espacio es gratuito: “Cualquier persona puede acercarse a leer un libro, sentarse a usar el WiFi, obviamente en silencio, respetando a los demás, quedarse el tiempo que estemos abiertos y que crea necesario, sin la necesidad de tener que ser socio ni pagar una cuota ni una entrada. La asociación es exclusivamente para retirar material”.