El INTA impulsa plan integral para recuperar el stock ganadero  

0
asdfg Arreo de ovejas raza merino para la esquila en la estancia La Nicolasa en la región cordillerana sur de la provincia de Chubut, cerca de la localidad de Lago Blanco, a pocos kilómetros de la frontera con Chile. Octubre 2003 Patagonia Argentina Foto Diego Giudice/Archivolatino.com <Rodeo of Merino sheeps for they shear in La Nicolasa ranch in Chubut province, near Lago Blanco town, few kilometers from the border with Chile. Patagonia Argentina Oct 2003 Photo Diego Giudice/Archivolatino.com *Argentina ¡lug ¡eco oveja esquila 'shear chubut patagonia estancia asdfg

Buscan revertir el déficit de cabezas con un proyecto macro regional denominado “Ganadería sostenible en zonas áridas de la Patagonia”. Intervienen profesionales, productores y múltiples actores vinculados con la temática.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) promueve un plan integral que pretende, como objetivo de máxima, aumentar los niveles de productividad ovina en los campos de la región patagónica, puntualmente de superficies áridas.

En diálogo con diario La Portada, Osvaldo Buratovich, referente de la Estación Experimental Esquel de INTA, abordó los alcances de este proyecto que contempla acciones a corto, mediano y largo plazo, en colaboración con diversas instituciones.

Precisó que la iniciativa es macro: abarca a la Patagonia norte y a la sur, desde Neuquén hasta la provincia de Tierra del Fuego. Surge en el seno de los consejos consultivos de INTA como respuesta a una problemática actual vinculada a la actividad ovina.

En Chubut se centra en la Meseta Central. “Desde hace 40 años a esta parte hay una reducción de animales del orden del 50% en la Patagonia”, advirtió preocupado. Los números fueron difundidos por el Ministerio de Agricultura de Nación.

Sostuvo que la ganadería ovina está en retroceso hace cuatro décadas como consecuencia de innumerables factores, entre ellos el cambio climático, la pérdida de rentabilidad, el abandono de los campos, la presencia de predadores como el puma, etc.

“Las cuestiones económicas y los mercados internacionales también afectaron”, agregó el especialista de la Estación Experimental Esquel, planteando al mismo tiempo que son todas “señales de alertas” que deben atenderse.

En función de este complejo escenario, los consejos consultivos de INTA implementan desde principios de año, en articulación con instituciones, el proyecto macro regional llamado “Ganadería sostenible en zonas áridas de la Patagonia”.

Dejó en claro que la recuperación del sector ovino exige necesariamente el compromiso y el trabajo mancomunado entre múltiples actores, entre ellos Estado en sus diferentes niveles, productores, asociaciones, frigoríficos, barracas, laneros, etc.

En este contexto es que vienen desarrollándose encuentros abiertos para “discutir términos puntuales y el aporte que cada uno puede realizar” al proyecto en cuestión. “Nosotros planteamos una visión y queremos ver si es compartida”, amplió.

Situación grave

Aseguró Buratovich que el objetivo de fondo es “resolver una situación que creemos es grave” y refiere a la pérdida de ganado ovino en los campos de zonas áridas. La Meseta Central chubutense es reflejo de ello.

Luego, afirmó que no es posible intervenir de manera directa sobre variables como por ejemplo el cambio climático y las prolongadas sequías, pero sí actuar en factores generales que hacen a la rentabilidad económica de los establecimientos.

Desde hace un par de temporadas existe una nueva configuración del sector y mencionó un hecho para no desatender. “Cambió la demanda de los consumidores respecto a los productos en cuanto a la lana y a la carne”, avisó.

Tradicionalmente la gente “solicitaba un producto de buena calidad, una lana fina que no picara y una carne blanda. Ahora, el consumidor tiene otra prioridad y se preocupa en cómo se obtiene el producto, en qué condiciones el animal es tratado”, reveló.

Aseveró que uno de los objetivos del proyecto es promover un sistema adaptado a los tiempos y exigencias actuales. “Hay que incrementar la producción por medio de una mayor eficiencia, reducir la mortalidad, cuidar la hacienda, etc.”, señaló.

“Todo esto tiene que estar vinculado con el buen trato del animal, la protección del medio ambiente y la generación de empleo de calidad”, expuso en la nota con La Portada, añadiendo que esas variables son “contempladas por los países que importan nuestros productos”.

Asimismo, Buratovich recordó que en la década del 80 la Patagonia contaba con alrededor de 15 millones de cabezas y detalló que en la actualidad el número gira en torno a los 8 millones. “La carga ha venido disminuyendo sustancialmente”, acentuó.

“Hay muchísimas casusas. Ahora hay que revertir la situación. La ganadería ovina tiene una cuestión de tradición de ocupación del espacio rural, de arraigo. Hay muchos productores ligados a la actividad. Se debe mantener una ganadería tradicional”, completó.