Comenzó a trabajar la remisería de inclusión social

0

Después de más de un año de trabas legales, la Cooperativa de Trabajo de Remises, conformada por un grupo de personas con una mirada inclusiva, pudo comenzar a trabajar tras adquirir dos vehículos adaptados y lograr la habilitación comercial del municipio.

El Concejo Deliberante de Esquel aprobó en diciembre del 2020 el proyecto de una remisería operada por personas con discapacidad y con vehículos adaptados para su movilidad. Con ese espíritu inclusivo nació la Cooperativa de Trabajo “Remises de Inclusión Social” (RIS) que desde ese entonces a la fecha luchó incansablemente por obtener su habilitación comercial para comenzar a trabajar.

A lo largo de este tiempo se presentaron diferentes obstáculos, desde el cuerpo legislativo se les exigió contar obligatoriamente, sin excepción alguna, con dos vehículos adaptados para poder funcionar porque así lo establecía la ordenanza. No hubo contemplaciones por la pandemia ni por el difícil contexto económico para que pudieran comenzar a trabajar con un solo vehículo adaptado.

Después de mucho esfuerzo, y hasta por momentos querer bajar los brazos, lograron conseguir los dos móviles que necesitaban e iniciaron las gestiones para la habilitación comercial que finalmente fue otorgada esta semana por el municipio.

César Caneo, quien es uno de los integrantes de la Cooperativa de Remises Inclusiva, manifestó en diálogo con La Portada que “estamos felices porque esto era un sueño de las 15 familias que somos entre dueños de auto, choferes y operadores”, y contó que hoy cuentan con 5 autos, de los cuales dos de ellos son adaptados para personas con discapacidad con rampa incluida.

Logramos los remises adaptados gracias a Eduardo Moretti, que dejó la localidad de Trevelin para venir a vivir acá, y a Charly Silva, que se arriesgó, compró un vehículo y lo adaptó”, explicó.

La remisería funcionará todos los días de 6 a 24 horas, incluido los feriados y fines de semana. El teléfono es 2945-641770 y el local se encuentra en Alsina 346 en el barrio Buenos Aires.

Sabemos que este servicio es muy necesario para las personas con discapacidad que necesitan trasladarse a hacer trámites, al hospital o a rehabilitación, y también significará una salida laboral para quienes nos van a estar ayudando como operadores, así que estamos muy contentos de haberlo logrado y fue gracias al esfuerzo de cada uno de nosotros”, declaró.

Asimismo lamentó que algunos concejales le hayan puesto palos en la rueda. “Sentimos que hicieron oídos sordos cuando están para darle soluciones a los vecinos. Nosotros estábamos peleando por tener un trabajo genuino y depender de nosotros mismos, no le estábamos pidiendo nada al municipio”, explicó.

Caneo recordó que el camino recorrido no fue fácil y que les resultó muy difícil adquirir los dos vehículos adaptados por la situación económica del país. “Cada vez que íbamos al Concejo nos volvíamos angustiados a nuestras casas, no entendemos por qué nos  pusieron tantas trabas pero la luchamos y cumplimos nuestro sueño”, finalizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí