Editorial: El cambio social es con ellas porque la construcción es colectiva

0

En la jornada de ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y en ese contexto se llevó a cabo un paro de actividades tanto en el ámbito público como privado.

Es importante destacar que en la ciudad de Esquel como en otras ciudades de la provincia y del país organizaciones sociales, sindicales y de otras características concretaron diversas actividades con el claro objetivo de conmemorar el día, pero también de visibilizar un momento que si bien se recuerda en una fecha específica marca una lucha cotidiana.

Los tiempos han cambiado, pero aún sigue siendo parte de esa lucha lograr el mismo salario que los hombres, que los compañeros de vida compartan las obligaciones domésticas y el cuidado de los hijos como así también de los adultos mayores. Aún sigue siendo una deuda pendiente llegar a puestos jerárquicos o de responsabilidad, desterrar la precarización, que nadie las juzgue por su vestimenta o haga suposiciones sobre su vida privada, que nadie las someta a situaciones de violencia física, psicológica o verbal ya sea en el ámbito familiar o laboral, tener la posibilidad de estudiar una carrera que permita acceder a un empleo. Y así la lista de los pendientes podría continuar enumerando todos aquellos derechos que todavía restan conquistar.

Hay un dato no menor que es interesante tener en cuenta: los derechos se conquistan con lucha, esfuerzo y compromiso. Nada nunca se regala y de eso el colectivo de mujeres y disidencias sabe mucho.  

Los cambios no se obtienen de un día para otro, todo tiene su proceso y su tiempo. Transitar ese proceso “poniendo el cuerpo y el alma” (desde cada lugar de lucha en el que cada una decida estar) es la clave para lograr los objetivos. El camino sigue siendo largo, difícil y no siempre reconocido, pero vale la pena cada tramo. Cada pequeña conquista las hace más fuertes, más auténticas, más deseosas de ser imitadas.    

El cambio social es, necesariamente, con ellas y con las diversidades porque la construcción es colectiva y en unidad más allá de las diferencias que pudieran plantearse. Si la “revolución es un sueño eterno”, que la revolución feminista permita seguir soñando para lograr la conquista de todos y cada uno de los derechos humanos y laborales.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí