Del periodista Fabian Galdi para diario La Portada.

Hay un valor que mide lo numérico como un dato estadístico irrefutable: es lo que es y no puede ser de otra manera, según el parámetro de las ciencias matemáticas.

Hay otro valor que toma lo resultadístico como la parte fundamental de un todo, pero que no se limita a al patrón numérico sino que analiza otras variables tales como el por qué, el cómo y de qué manera.

Entre ambas categorías crece un espacio de encuentro intermedio, que une y que separa a la vez hasta fusionar ambos puntos de vista en una consecuencia única: el fútbol se puede programar o intelectualizar pero el factor humano es aquello que determina el origen y la consecuencia de una producción colectiva.

Y es aquí donde La Selección post Copa América ha marcado un punto de inflexión, el cual no se mide según algoritmos sino que se expresa desde la lógica de las emociones, tanto desde los afectos como de las decepciones.

Entre este equipo y el hincha hay un estado de enamoramiento que está instalado y que crece sin límite que lo contenga.

En tierra brasileña, encima, Argentina cortó la hydra de siete cabezas con un solo golpe.

El tajo fue tan perfecto como contundente: sepultó ese estado permanente de ensombrecimiento de la figura de Messi y lo instaló como nunca antes en la consideración general.

Leo había ganado toda premiación habida y por haber, pero en la percepción draconiana que suele caracterizar la argentinidad faltaba que ese halo en modo maradoneano le despejara el camino hacia lo que hoy en día consiguió sin duda alguna: la idolatría masiva.

Lionel arma, desarma, frena, acelera, desaíra obstáculos, piensa y decide en una milésima de segundo.

Su pie denuncia hacia dónde puede ir pero una leve rotación en el paso lo lleva por el camino contrario y así inventa, crea, se cae, se levanta, tropieza, se lleva rivales a la rastra, quiebra la cintura y el adversario pierde la referencia. 

Está en estado de gracia. Está en estado messineano. Tras un pase de gol que se transforma en gol, casi fortuitamente, sale eyectado y se arroja al piso en señal de festejo tal como un niño lo hace en el pelotero.

Descubrió la felicidad en tono argento y no en la sonrisa protocolar eurocéntrica.

En este lado del mundo, el último que le faltaba conquistar, ya se metió debajo de la piel del hincha. Pregúntenle qué es entonces la felicidad y el responderá: “Es esto que me pasa ahora”.

Y giremos levemente hasta encontrarnos con otro de los felices hallazgos de este ciclo: Emiliano Martínez. El Dibu, bah… El mismo que salió al calentamiento previo y levantó a la tribuna Sívori coreando su apodo, hasta que todo el Monumental se sumó.

Ya no es solamente lo anecdótico del “mirá que te como” frente al ejecutor de un penal, sino que además ha generado la seguridad y confianza en el arco argentino quizá como en los tiempos más felices del enorme Pato Fillol.

No se trata únicamente de un experto en manejar técnicas de presión psicológica de quien ubica la pelota a once metros, sino de aquel que expone sus recursos técnicos para ubicar el cuerpo expandido cubriendo los ángulos de tiro.

Y como así también de quien descuelga sin tanta necesidad de alejar el balón con los puños, además del que es receptor de juego por abajo y no se atora al tener que devolverlo con un pase al pie del compañero o un cambio de frente.

En algo coincide con Messi: el halo maradoneano lo está protegiendo y lo hace depositario del cariño masivo quizás como nunca antes le había tocado en su carrera.

La Selección, tras la goleada a un adversario con historia pero también presente, va despejando los últimos escollos que le van quedando camino a Qatar.

Mientras, se sostiene en número alentadores desde el plano estadístico, aunque además lo hace en su consolidación futbolística colectiva. Pareciera que aún no encontró su techo. Mejor…que lo siga buscando así.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí