????????????????????????????????????

En diálogo con diario La Portada, el presidente de la Sociedad Rural, Leonardo Jones, repasó parte del programa de la 44° edición de esta tradicional muestra ganadera que comenzará el viernes 8 con el ingreso de los animales al predio.

Explicó que la organización de un evento de estas características comienza con varios meses de anticipación. Lo primero que se define es el equipo de jurados y detalles logísticos. La recta final está reservada a las inscripciones y admisiones.

Destacó que la Exposición Bovina reunirá a un importante número de cabañeros provenientes de distintos puntos de la zona patagónica, principalmente de Chubut y Río Negro. Estimó, asimismo, que vendrán alrededor de 100 ejemplares.

Precisó Jones que el viernes es el ingreso de los animales al complejo rural, el sábado por la mañana será la jura de la raza Angus y a la tarde la Hereford. El domingo al mediodía es el acto inaugural. Luego tendrá lugar el clásico remate.

 Con protocolo

Dejó en claro que se implementarán los protocolos de bioseguridad necesarios por la pandemia del coronavirus y avisó que a diferencia de años anteriores “no realizaremos eventos característicos como el encuentro de caballos”.

Remarcó  que las medidas sanitarias impiden los cursos, capacitaciones y la habitual apertura al conjunto de la comunidad. “Existe un limitante en cuanto a la cantidad de personas que podemos reunir en el predio”, agregó.

Un punto de encuentro

Jones indicó a diario La Portada que la muestra ganadera no sólo permite  comprar o vender genética sino que además “muchos productores aprovechan para reunirse y conversar” sobre la situación del campo en la zona.

En ese contexto, sostuvo el presidente de la Sociedad Rural Esquel que el sector bovino atraviesa una situación compleja y que es necesario analizarla de distintos ángulos, desde la óptica del criador y de quien hace los engordes. 

“El criador vendió los terneros en abril – mayo. Con eso tiene que afrontar los gastos de todo un año teniendo en cuenta aquí el proceso inflacionario de la Argentina que se presenta como un serio inconveniente”, expuso.

Agregó que los animales “se venden una vez por año y de acuerdo a las características locales no es posible especular. Por otro lado están los engordadores que prácticamente dejaron de existir. Los costos de esta actividad son inviables. No hay rentabilidad”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí