Argentina aprobó el examen post Copa América y pre Qatar

0

Por Fabián Galdi, periodista.

Aún se percibe el eco triunfalista tras la consagración en el Maracaná, pero ahora el foco hay que ponerlo en Doha y ya no en Río de Janeiro.

Esta prueba, en Caracas, había que atravesarla con paso ganador para redoblar la confianza y evitar el efecto relajo. 

La Selección se enfrentó a un triple rival, tanto en lo fáctico como en lo simbólico: La Vinotinto, por un lado; la post Copa América y el pre Qatar, por el otro.Una percepción simplista apuntaría a que los partidos de eliminatorias se ganan por antecedentes históricos y por efecto dominó, pero no es así – ese pensamiento es de base errónea; hay que jugarlos, aunque parezca una verdad de perogrullo -.

Una percepción más amplia tendría en cuenta más de un factor: hay que superar al rival, pero sobre todo ir superándose a sí mismo para consolidar a un equipo en modo EQUIPO, con mayúsculas.

Esta Selección tardó en hallar su justo punto medio tanto en los juegos por eliminatorias frente a Chile y Colombia – en ambos resignó la ventaja y se dejó empatar – como en el tramo inicial de la Copa América, hasta que logró la conexión entre la idea de juego del entrenador y se potenció en el tramo decisivo.

Y anoche, en Caracas, esa identidad que se expresó en suelo brasileño volvió a aparecer en modo piloto automático.Ya se alcanzó un cánon futbolístico en el cual se advierte la comodidad de los intérpretes en cualquier sector del campo de juego: salir en corto, triangulando de primera y posesión hasta abrir el espacio provocando asociaciones libres para tomar control de la situación en el juego colectivo -sin que todo vaya obligadamente hacia Messi-.

Que Leo ya no aparezca como una aduana es absolutamente eficaz y saludable. Significa, ni más ni menos, que puede buscar por dónde y cómo fuere el modo de atacar el espacio sin necesidad de retrasarse metros para convertirse en la primera opción de pase y así desahogar el sector defensivo.

La zona central ya ocupa el ancho del terreno en su totalidad y cada vez más asoma el circuito chico de circulación de pelota entre volantes y laterales, lo que robustece tanto la posibilidad del armado como la de ahogo del rival para evitarle el tránsito libre en función de ataque.

Casi ni se advierte, pero vale detenerse una vez más en la lectura de juego que demuestra Guido Rodríguez. En su toma de decisión para salir a atorar o en esperar yace esa sensación de que su margen de error es mínimo, lo cual aumenta la confianza en modo colectivo.

Así, De Paul y Lo Celso pueden encarar y decidir con más tranquilidad si es que acuden al pase filtrado o directamente cambian el ritmo para que se asocien atacantes por el centro o por las puntas.

Argentina ha naturalizado, además, la superioridad numérica cuando trabaja en ofensiva: en la mayoría de los casos, como en los tres goles, colocó entre cuatro y cinco jugadores llegando al área o inclusive dentro de ésta.

Con Lautaro desdoblándose en la función de atacante central, tanto como pivote fajándose ante los centrales adversarios como filtrándose para la definición, el poder de fuego se halla elevado a la enésima potencia. 

De esta manera, con autoridad y argumentos sólidos, La Selección parece haber alcanzado el punto justo de maduración.

Este domingo, en San Pablo, el duelo frente a Brasil tendrá connotaciones de alta significación tras la gran final de julio pasado. 

Más allá del duelo clásico entre dos potencias mundiales, también permitirá observar hasta que punto Argentina despliega su juego frente a un adversario sediento de revancha.

Un partidazo que despierta atracción a escala planetaria.Un partidazo post Copa América.Y un partidazo pre Qatar, tal como lo venimos soñando porque…¿Quién nos puede quitar esa esperanza?

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí