Relatos de emprendedores: “Como agua para chocolate”, una propuesta diferente

Los productos elaborados con chocolate se acompañan con una tarjeta. “Una buena frase, en cualquier momento del día, ayuda mejorar la situación anímica”, aseguró María Sambuenza quien sueña en la transformación de su emprendimiento en una cooperativa de trabajo.

0

Para acompañar un café, para regalar a una amiga o familiar o bien para tener un detalle de gratitud el chocolate siempre es una excelente opción especialmente si llega con un mensaje que puede cambiar el ánimo y hacer de ese día el mejor de la semana. Esta es la propuesta de María Sambueza, vecina de la ciudad que lleva adelante el emprendimiento de elaboración de chocolates el cual contó con el apoyo económico de Cáritas Prelatura Esquel a través del otorgamiento de un microcrédito.

En diálogo con La Portada, Sambuenza, relató que “la idea era armar productos rellenos y cajitas de chocolates combinados con otros insumos para agregar otros sabores”. “El emprendimiento se llama Como agua para chocolate como la novela”, indicó.

Destacó que el trabajo “lo realizo en mi casa. Comencé sola, pero de a poco se pueden ir incorporando otras personas para la venta”. Comentó, además, que “realicé un curso en el municipio y la idea surgió de un encuentro organizado por Cáritas hace un par de años. Así surge la iniciativa de proponer algo diferente”.

Sambueza, sostuvo que “también realicé un curso organizado por Cáritas en el que vimos detalle de insumos, costos y comercialización a través de la Redes Sociales. Fue muy interesante y cada participante tenía una propuesta diferente”.

Comercialización

Al ser consultada respecto de la forma de comercialización indicó que no cuenta con un comercio y que la misma se lleva a cabo “a través de las Redes Sociales, por WhatsApp y de boca en boca a partir de mi otro proyecto que tiene que ver con tejido”. “Me manejo con pedidos puntuales”, expresó. 

“Mi propuesta es que el día de mañana se puedan  sumar otras personas que ofrezcan un buen producto a un precio accesible. Llevar adelante el proyecto sola es difícil”, manifestó.

En relación a la ayuda económica recibida desde Cáritas con el otorgamiento del microcrédito remarcó que “fue utilizado para la compra de insumos, especialmente chocolate. Pude comprar mucho chocolate y de varios sabores”. “Mensualmente pagamos la cuota para devolver el microcrédito. Esta ayuda me abrió la puertas para poder vender un poquito más”.

En relación a las ventas mencionó que “la pandemia ha sido terrible por lo que es necesario buscar alternativas como por ejemplo la venta por ramita o unidad” al tiempo que agregó que “la venta por unidad también ayuda y además se compaña con un tarjetita deseando un buen día. Una buena frase, en cualquier momento del día, ayuda mejorar la situación anímica. Se trata de tener un detalle”.

Para finalizar aseguró que la conformación de una  cooperativa “es el gran desafío. Creo que las cooperativas pueden ayudar a resolver parte de la economía siendo un formato colaborativo. Esto fomenta el trabajo desde la organización de un grupo de personas que trabajan para un bien común”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí