Creció la demanda en el comedor y merendero del barrio Don Bosco

0

Hace más de un año que Gladys Nahuelpan abre las puertas de su casa en el barrio Don Bosco para ayudar a las familias se encuentran atravesando una difícil situación por la pandemia. El comedor funciona los sábados y el merendero los martes con ayuda de docentes del Frente Barrial de la CTA y de comercios. Hoy asisten a 150 vecinos y necesitan donaciones.

La pandemia golpeó aún más los hogares de muchos vecinos de la ciudad que ya se encontraban sufriendo un escenario económico complejo, agravado por la crisis provincial.

Preocupada por esta situación y al ver que sus vecinos estaban pasando necesidades, Gladys Nahuelpan reunió a un grupo de amigas del barrio y con ayuda del Frente Barrial de la CTA abrieron un merendero y un comedor en su casa. Empezaron asistiendo a 30 vecinos pero luego la demanda creció y llegaron a 140. Algunos de ellos encontraron trabajo durante este año así que eso generó una merma en la asistencia. Sin embargo ante las últimas medidas, Gladys aseguró que volvió a aumentar la demanda y se encuentran entregando más de 150 viandas.

Muchos vecinos se quedaron sin trabajo con esta nueva cuarentena así que seguimos trabajando en el comedor y en el merendero porque es mucha la necesidad y la demanda en el barrio, sobre todo de niños y adultos mayores”, contó Gladys Nahuelpan en diálogo con La Portada.

La vecina destacó el permanente acompañamiento que reciben de los docentes que integran el Frente Barrial de la CTA, encabezado por Tomás Montenegro, Martín Pena, Eva Gibbon y Nicolás Jorge. “Los vecinos nos piden colchones, frazadas y alimentos, y ellos siempre están para atender las necesidades”, valoró.

También se mostró agradecida con las panaderías “La Princesita” y El Tony del barrio Buenos Aires, que colaboran con el pan y las facturas. Sin embargo manifestó que hoy al crecer la demanda no dan abasto y apeló a la solidaridad de la comunidad. “Solos no podemos. Estamos necesitando leche, chocolate, dulce de leche, aceite y harina para el merendero. Todo lo que nos puedan donar es bienvenido y nos da una mano”, aseguró. Quienes puedan colaborar pueden comunicarse al 2945-530329. También se reciben donaciones de ropa de abrigo y calzados para niños.

Gladys manifestó que desde que abrió el comedor y el merendero no ha recibido ayuda del municipio ni la visita de la secretaria de Desarrollo Social, Fabiana Vázquez. “Sacamos de donde sea para ayudar a la gente pero el municipio debería estar presente más en esta situación de cuarentena donde la gente no puede salir a trabajar. Yo me pregunto dónde está el Estado porque acá no llegaron y no conocen la necesidad de las personas que asistimos”, planteó.

La vecina también se mostró preocupada por la situación de vulnerabilidad que atraviesan muchos jóvenes del barrio y contó que los invitó a colaborar en el comedor y en el merendero. “Tienen historias muy duras y estaban pasando por un momento muy difícil así que vi que necesitaban contención y sentirse escuchados. Quería ayudarlos a que no cometan errores y no hagan sufrir a sus mamás”, confió.

Hoy los jóvenes la ayudan a cocinar, a armar las viandas y a repartirlas a los adultos mayores que no pueden salir de sus casas. “Queremos que tanto ellos como los abuelos se sientan acompañados y que no están solos. Hemos notado que muchos vecinos necesitan una palabra o un abrazo”, finalizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí