La fiscal María Bottini pidió que el imputado Axel Torres sea condenado por el delito de Amenazas con arma a la pena de un año y medio de prisión. Carolina García, sostuvo que con la denuncia se quiso cubrir un hecho de violencia policial y pidió la absolución de su defendido.

Bottini considera que la Defensa no alcanzó a introducir siquiera la duda razonable en el caso. Indicó que la víctima, una agente de policía que estaba de guardia sola en la Comisaría de Corcovado cuando ocurrió el hecho, no tiene ningún motivo para mentir.

El turno se completaba con otros dos policías que se encontraban de recorrida en el móvil. La fiscal indicó que a las 3 de la madrugada, el padre del imputado entró a avisar que se escuchaban tiros por la estancia de Poncho Moro

Algo después, siguiendo el caso de la acusación, entró Axel con su padre. El primero apuntó a la agente con un arma larga al tórax y a la cabeza, amenazándola.

La agenta dio aviso al móvil, regresaron, ella les contó con detalle lo que le había pasado, salieron y encontraron a Axel y su padre. Ambos habrían dicho que iban a regresar a la comisaría, la agente, anoticiada dio aviso al comisario que estaba en su casa. Cuando regresó había varias personas más en el establecimiento. Axel fue trasladado al hospital de Corcovado.

La mujer policía quedó muy afectada por la sucedido, recibió asistencia del SAVD, el jefe dispuso su traslado a Cerro Centinela, luego regresó a Corcovado, volvió a tener un inconveniente con Axel Torres y solicitó ser trasladada nuevamente, esta vez a Río Pico, donde continúa trabajando.

Por la defensa, Carolina García dio una versión diferente. Dijo que el imputado estaba en su casa, que el padre le pidió que lo acompañe a la comisaría porque en la zona de Poncho Moro se escuchaban tiros. Lo pasó a buscar porque su papá no sabe leer ni escribir, ni habla mucho. Axel y Daniel dijeron que esto sucedió mucho antes de las 3 hs, que fueron los dos a pedir auxilio.

Coinciden ambos en que Axel se acostó a dormir, Daniel  se quedó en el pueblo, escuchó música, visitó a su madre, vio las luces del patrullero, paró pensando que eran los policías que lo iban a acompañar a Poncho Moro como habían pedido. La mujer sostuvo que Axel dormía en la cocina, cuando ella vio al patrullero persiguiendo al padre, despertó a Axel, este se vistió y salió

Axel se encontró con su padre a unos 500 mts del puente de los aplausos. Vio a dos policías agrediendo a su padre, uno disparó con el arma reglamentaria al aire, y otro le tiró a él. Luego fue a la Comisaría a hacer la denuncia

Entonces, la madre, una tía, la abuela… todos llegaron juntos a la comisaría, porque Axel les había dicho que estaba yendo a la comisaría porque lo sucedido.

Añadió García que no se pudo demostrar que Axel tuviera un arma de fuego, mucho menos que formulara amenazas.

“Se inventó un hecho de amenazas para tapar un hecho de violencia policial”, sostuvo. “La víctima de las amenazas es la esposa de la persona que disparó el arma contra Axel Torres, sí tiene motivos para mentir”, añadió. “Esto se armó para tapar lo que realmente había sucedido”. Para reforzar las constancias, la defensora se refirió que fueron retirados dos perdigones de la pierna del imputado.

La sentencia se conocerá el jueves 22.

Fuente: Ministerio Público Fiscal.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí