2 de abril. Una fecha que cada año nos remite a la reflexión y al recuerdo de los argentinos que dieron la vida en el conflicto con Inglaterra. La información indica que ese 2 de abril de 1982, la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, usurpadas por Inglaterra desde 1833. Con esta acción de afirmación de la soberanía nacional la dictadura intentaba ocultar la gravísima situación social, política y económica a la que había conducido su gobierno.
La información también menciona que el conflicto armado concluyó el 14 de junio de 1982 con la rendición de la Argentina y que provocó la muerte de 649 soldados argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. Considera, además, que la derrota militar aceleró el fin de la dictadura. Se destaca, asimismo, que el 22 de noviembre de 2000 el Gobierno Nacional estableció el 2 de Abril como el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas.
Hasta allí la información de un hecho, pero a pocos días del próximo 2 de abril también es importante recordar a las personas que no volvieron al continente, a quienes sí lo hicieron y que durante tantos años no fueron reconocidos como lo merecían, a quienes aún luchan con los recuerdos de una guerra que marcó un antes y un después respecto de un legítimo reclamo por parte de Argentina.
Las cartas, los relatos, las historias no contadas en voz alta de lo sucedido en esos meses en las Islas también son parte la historia que no debemos olvidar.
El reconocimiento a nuestros soldados no sólo debería tener lugar cada 2 de abril, sino todos los días. Sólo ellos conocen los momentos más difíciles que les tocó vivir y que seguramente después de tantos años no pueden compartir. No todos están preparados para escuchar. Ese silencio también es una forma de seguir cuidándonos porque Malvinas es una guerra que aún duele.
Este 2 de abril no podremos abrazar, a causa de la pandemia, a nuestros ex combatientes de Malvinas pero seguramente encontraremos otras alternativas para expresarles gratitud y afecto porque lo necesitan, pero sobre todo porque lo merecen.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí