Se conocieron en Buenos Aires, en una parada de colectivo, y fue amor a primera vista. Eran compañeros de curso cuando estudiaban Matemáticas y luego de recibirse eligieron vivir en Esquel. Para Cristina fue volver a la ciudad que la vio crecer y para Adrián, quien es de Quilmes, fue emprender una nueva aventura.

Hoy los dos trabajan en educación, Cristina es profesora de Matemáticas en las Escuelas 7722 y 758, mientras que Adrián es preceptor en el turno mañana de la Escuela 735. También hacía suplencias en el ISFD 809 pero perdió las horas cuando empezó la pandemia.

Su experiencia en las aulas los hizo conocer los problemas más frecuentes con los que se encontraban los alumnos al momento de aprender matemática. “Los chicos tienen muchas dificultades en lo que son las operaciones de multiplicar y dividir y también en la interpretación de problemas”, contó Cristina Miloro en diálogo con La Portada.

Sostuvo además que los chicos en primer año tienen 13 y no se animan a decir que no saben dividir. Sin embargo aseguró que como profesores se dan cuenta de eso por los errores que cometen, entonces decidieron aprovechar el manejo que tienen de la computadora, hacer videos explicativos y subirlos a YouTube. “Si no nos preguntaban en el salón, nos encontraban en internet y se sacaban la duda ahí”, destacó Cristina.

Comenzaron con el canal en febrero de 2016 para alumnos de sus cursos, amigos y familiares pero se encontraron con que gente de otros países, como por ejemplo Guinea Ecuatorial (Africa), veía sus videos. “Fue impresionante y sin quererlo llegamos a lugares impensados”, expresó Adrián.

Con la pandemia se convirtieron en furor y superaron los 28 mil suscriptores en YouTube. “En 2020 explotó el canal porque muchos chicos de diferentes países nos contaban que tenían que hacer trabajos prácticos y nos consultaban por determinados temas así que si no los teníamos, los hacíamos”, sostuvo el profesor.

Cristina contó que también fueron fuente de consulta para algunos profesores que la pandemia los agarró sin material. “Es mucho más fácil llegarle a un chico para que aprenda a través de un video que por un audio o Zoom. Además pueden mandar mensajes y nosotros les contestamos”, declaró.

La pareja de profesores evidenció que en todos los países se dan las mismas dificultades. “El problema con las división es que se puede explicar de muchas maneras, entonces si recibiste una explicación y no sabías que había otras formas, uno cree que la entendió mal pero en realidad la resuelve de otra manera”, planteó Cristina.

El canal tiene 28.311 suscriptores y han llegado a tener 2 mil visitas por mes. Los contenidos se encuentran clasificados por listas y temas. “En cada video se aprende algo nuevo y damos diferentes explicaciones para que adopten la que les resulte mejor. Si no encuentran algún tema nos pueden escribir y nosotros lo agregamos. También hacemos desafíos y concursos”, indicó la profesora.

Las clases son gratuitas y se pueden ver a través del canal de YouTube Aprendiendo Matemática. El proyecto educativo nació con el espíritu de devolver un poco lo que la vida les dio y ayudar tanto a chicos y grandes que no pueden pagar clases particulares. “Yo vengo de una familia de bajos recursos, muy humilde, y viví en carne propia el no poder pagar un profesor particular. Siempre desde chico dije que quería estudiar y salir adelante así que me decidí por el Profesorado de Matemática entonces hoy quiero devolver esa ayuda desinteresada que recibí en algún momento”, confió.

Son muchos los mensajes de agradecimiento que reciben a diario y eso los impulsa a continuar haciendo videos. Su idea es completar los cursos y contar las historias que hay detrás de las matemáticas. Antes de la pandemia tenían pensando dar clases gratis en la Plaza San Martín pero la situación actual los llevó a postergarlo y esperan concretarlo en algún momento.

“Aprendiendo Matemática” trascendió rápidamente las fronteras y surgió la oportunidad de grabar un video en conjunto con un canal de matemáticas de España que se llama “Troncho y Poncho”. Fusionaron sus trabajos y se podrá ver a partir de mediados de febrero.

El proyecto viene creciendo en forma progresiva y los sorprende día a día. “Al principio fue un camino tortuoso porque no entendíamos nada y no teníamos materiales”, reconoció Adrián. Los primeros videos fueron grabados en un aula, con un pizarrón, la cámara de una computadora del Plan Conectar y el sonido ambiente. Después comenzaron a implementar el Power Point para hacer los gráficos y el movimiento, compraron micrófonos y fueron ajustando los detalles. “El trabajo es en equipo y se dividen las tareas. Cristina hace la animación y la edición del video, yo busco los ejercicios y el guión lo hacemos en conjunto”, explicó Adrián.

Por último Cristina manifestó que “nosotros queremos que vean que la matemática no es solamente resolver ejercicios, también hay problemas para activar las neuronas y es entretenida así que hacemos desafíos en el canal”, y aseguró que “si uno se equivoca no pasa nada porque equivocarse es parte de la vida y si eso sucede hay que levantarse de nuevo y seguir intentando”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí