Sin alejarse de las proyecciones previstas para esta temporada estival los incendios comienzan a sucederse en distintos puntos de la región cordillerana.

Semanas atrás, los especialistas, advirtieron que éste sería un verano inusualmente caluroso y que los índices de peligrosidad de incendios también serían elevados.

A este factor deben sumarse la escases de lluvias como así también la presencia de pastizales secos y de fuertes vientos. La mayoría de los factores antes mencionados  son climáticos y otros también son condicionados por la variable del clima. Ante ello, cuando menos a simple vista, no hay mucho que se pueda hacer.

No obstante – y a decir de los propios expertos – la presencia del hombre en su relación con la naturaleza general la mayor cantidad de incendios lo cual  oscilan en un 90 por ciento.

Las quemas descontroladas, el erróneo apagado de un fogón y otras tantas circunstancias en las que intervienen las personas generan incendios que pueden arrasar con cientos de hectáreas y ponen en peligro la vida de quienes intentan combatirlos.

Pensar en el otro, ser solidario y cuidar del medio ambiente también se relaciona con las medidas de prevención que debemos observar en nuestro contacto con la naturaleza.

Modificar el clima no está, lógicamente, en nuestro poder. Pero siempre podemos modificar conductas en pos del bien común. Y lo que en principio podría parecer un esfuerzo luego se convierte en un buen hábito que puede beneficiar a todos. Como solemos decir, desde este espacio, de nosotros depende. Extremar las medidas de prevención no resulta exagerado.        

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí