El COVID-19, desde su aparición en China el año pasado, ya se cobró la vida de más de un millón de personas en todo el mundo. Las cifras mencionan, además, 33 millones de personas contagiadas con el virus que puso a prueba– y lo seguirá haciendo por algún tiempo – a los sistemas de salud de cada país.    

Las consecuencias económicas son alarmantes y lograr la recuperación será el principal desafío de los Gobiernos en los próximos meses. Pensar la vida tal como la conocíamos también parece lejano y hasta poco probable porque las medidas de prevención deberán permanecer por largo tiempo.

En este contexto parece una obviedad decir que la necesidad de contar con una vacuna se hace más que imprescindible, pero hasta tanto ello sea una realidad tangible que llegue a todos la prevención es el único camino posible.

En Chubut preocupa, por estas horas, la situación de la ciudad de Comodoro ya que su sistema sanitario se encuentra al límite. Suponer que esa circunstancia pueda replicarse en otras grandes localidades no deja de generar preocupación.

Ante una perspectiva tan incierta lo único que parece posible es fortalecer la prevención, relajarse no es una opción viable. Y si bien es entendible que con la llegada temperaturas más agradables y la posibilidad de compartir algunos espacios al aire libre reconforta lo cierto es que aún así las medidas de prevención deben ser observadas.

Como desde hace más de seis meses es importante apelar a la conciencia comunitaria y a la empatía con quienes padecen la enfermedad o con quienes perdieron un ser querido.    

El mundo no será igual después de esta pandemia. Es la oportunidad de demostrar que podemos superarla y que también podemos ser mejores en el más amplio sentido de la palabra por nosotros, por todos.     

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí