La lucha de los trabajadores estatales tanto activos como pasivos – por el cobro en tiempo y forma de sus salarios – lleva tiempo y en los últimos días se cumplió un año de la ocupación pacífica del edificio de SEROS. Hugo Cerda, docente jubilado, en diálogo con La Portada recordó esa instancia señalando que “seguimos tratando de encontrar modalidades de lucha porque esto continúa. Desde que estuvimos en la ocupación en SEROS la situación ha ido empeorando”.

Señaló que la posibilidad de encontrarse para visibilizar los reclamos se complejizó con la disposición de la cuarentena y del aislamiento social obligatorio al tiempo que valoró la lucha de hace un año atrás.

Mencionó, sin embargo, que “no era algo que se pudiera sostener mucho más allá en el tiempo y es por ello que evaluamos con el resto de los sectores otras estrategias que nos permitan seguir diciendo lo que pensamos y reclamando por los derechos que hemos perdido sin molestar a la comunidad y sin generar conflictos con otros sectores”.

Cerda manifestó, en este sentido, que “formo parte del sector pasivo que de pasivo tiene poco y nada porque la gente está muy activa pensando, debatiendo y accionando como por ejemplo con la denuncia al Gobernador por incumplimiento de los deberes de funcionario público. Se siguen haciendo cosas más allá de la imposibilidad de reunirnos y de que la mayoría de los integrantes del sector son personas de riesgo. Tratamos de buscar alternativas para seguir activos”.

Más complejo

Respecto de la situación actual de los jubilados sostuvo que “año a año se hace cada vez más conflictiva por el importante atraso en el cobro de los salarios y ahora, además, está el anuncio del pago en cuotas de los aguinaldos. El medio aguinaldo del mes de Junio se terminará pagando en 2021 con la consecuente pérdida que va teniendo eso a lo largo del tiempo en un país donde la inflación no para”.

“En muchos casos, en el sector pasivo, hay que  sostener el tratamiento de enfermedades crónicas. A cierta edad se requiere de la asistencia en salud que muchas veces se cubre por la Obra Social y muchas  otras corre por cuenta de la persona”, manifestó.

“Hay mucho por recorrer y reclamar porque lo que no hay en esta provincia es previsibilidad”, indicó al tiempo que remarcó – a título personal – que “la provincia tiene ingresos, pero se ha elegido pagar a los acreedores. No me parece mal que se les pague, pero en este contexto (atraso de pago de sueldos) hay que renegociarla. Nosotros esperamos que encuentren algún camino para comenzar a solucionar los problemas”.    

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí