La declaración de la cuarentena, el pasado 20 de marzo, tuvo múltiples impactos en la sociedad y desde el Servicio de Salud Mental del Hospital Zonal Esquel se diagramó un dispositivo de atención para los pacientes como así también para los vecinos que requirieran asistencia de los profesionales que lo integran.

En diálogo con La Portada el licenciado Diego Zaragoza, jefe del Servicio, confirmó una merma en dicho requerimiento desde el dispositivo especial armado. Destacó, sin embargo, que los equipos de trabajo continúan conformados de igual manera atento a cualquier eventualidad como ser un cambio de fase para la ciudad de Esquel.

“Habíamos reconfigurado esta forma de asistencia, por la pandemia, con videollamadas, acompañamiento telefónico y asistencia presencial para los casos de urgencia paulatinamente y dado que no hay contagio comunitario en la zona comenzamos con la asistencia regular en los distintos dispositivos que forman parte del Servicio y es por ello que se incrementó la demanda en la asistencia regular”, informó.

Aclaró que “las demandas que teníamos en principio –frente a los grupos particulares que habíamos conformado por la pandemia (articulación con Área Programática para aquellas personas de riesgo, grupo de atención de la demanda por teléfono y el grupo que se conformó para acompañar a los agentes de salud)- esa demanda mermó”.

Zaragoza remarcó que los grupos de profesionales del Servicio “de todas maneras siguen conformados teniendo en cuenta que la pandemia aún está y es un hecho real que ha tenido incidencia en el uno a uno. Somos muy cautos y atentos a la situación de cada caso”.

Mencionó que “de tomar conocimiento de algún caso se retrocederá de fase tal como se ha hecho en otras provincias, pero nosotros ya tenemos una organización establecida”, remarcó. “Se retrocedería de fase, pero no se volvería al momento uno. Eso implicaría continuar con la asistencia manteniendo las medidas de bioseguridad que son atinadas”, explicó.

El jefe del Servicio de Salud Mental remarcó que “seguimos contando con el apoyo y asesoramiento del área de Infectologia para todos nuestros dispositivos al momento de la atención de los pacientes y para todo el equipo”.

Calma y prudencia

Al ser consultado sobre los motivos de la merma del requerimiento de atención de los vecinos vinculado con un eventual acostumbramiento a la situación sostuvo que “no podría precisar el motivo”. No obstante señaló que “que hay un efecto de acomodación de la población en general, y por ende en nuestro Servicio ante esta pandemia, es un hecho”.

“Habiendo transcurrido un tiempo prolongado de la medida de aislamiento social obligatorio” con un especial contexto de flexibilización de ciertas medidas “hay un empuje social por reacomodar la vida común y corriente. Eso a nosotros nos parece bien, pero teniendo la prudencia necesaria porque esto continúa.  Sería una posición entre calma y prudencia en el contexto de nuestra comarca”.

 “Es loable la tarea de todos los compañeros de salud”

El jefe del Servicio de Salud Mental valoró, además, la labor y el compromiso de los trabajadores pese a no contar con el pago en tiempo y forma de sus salarios. “Es loable la tarea de todos los compañeros de salud. El equipo del Servicio de Salud Mental ha acompañado en todo momento y de forma muy consistente con la asistencia a los pacientes y con el apoyo a la comunidad en general ante inquietudes e incertidumbres”, indicó.  

“Se ha ponderado la salud de la población por sobre la situación actual de la provincia que es de público conocimiento. Esto tampoco nos lleva a una posición negadora de la misma y por ende se sigue participando de las asambleas reivindicando los derechos de los trabajadores”, remarcó para finalizar.     

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí