Los meses de contingencia sanitaria están plagados de muestras de solidaridad para con quienes peor la están pasando. A lo largo y ancho de la ciudad se multiplican los gestos concretos. La ayuda social afloró en tiempos de coronavirus. No hay dudas de eso.

Si puede encontrarse un costado positivo a esta larga cuarentena para prevenir la propagación del virus es la organización de los vecinos para atender el drama que acarrean otros, que ya venían golpeados por la crisis económica y esta situación terminó por desestabilizarlos.

Y si hay un ámbito con empatía real respecto a lo que sucede en la comunidad es justamente la Escuela. En ese contexto es que el equipo docente de la N° 8, la “Manuel Belgrano”, elaboró unos ricos productos panificados.

La donación fue entregada a la Asociación Vecinal del Bario Buenos Aires, localizada a pocas cuadras del establecimiento escolar. Desde la sede, su presidente, Ricard Morón fue el encargado de distribuir entre las familias de bajos recursos.

El dirigente barrial acercó unas imágenes de la recorrida a la redacción de diario La Portada y quiso enviar un mensaje de agradecimiento para este grupo de maestras que acompañadas por la Dirección decidieron poner manos en la cocina.

Dijo Morón que repartió en más de 20 hogares del Buenos Aires, la gran mayoría de los cuales atraviesan un momento delicado. Tenía una suerte de relevamiento previo para brindar la asistencia con estos panes y tortas.

Por último, sostuvo que en días difíciles por el aislamiento obligatorio y las restricciones que la medida conlleva siempre es reconfortante y necesario a la vez contar con actores/instituciones comprometidas con el vecino.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí