Los rubros más afectados son indumentaria, gastronomía, hotelería y salones de eventos. La crisis por la facturación cero durante la cuarentena llevó a muchos comerciantes a tomar la decisión de cerrar sus puertas, mientras que otros optaron por cambiar de rubro y reinventarse. En los últimos 90 días, 36 comercios dieron de baja sus habilitaciones en la ciudad y 17 abrieron en junio.

El aislamiento social y obligatorio para prevenir el contagio del COVID-19 ha llevado al rubro comercial a mantener cerrados sus negocios sin ingreso alguno. Sólo unos pocos pudieron continuar trabajando: los comercios de venta de alimentos y las farmacias. Hace dos meses pudieron reabrir los gimnasios y hace unas semanas los locales gastronómicos. Aún faltan los salones de eventos que presentaron dos protocolos y se encuentran a la espera de su aprobación.

Sin embargo las bajas ventas por la crisis económica que atraviesa el país por la pandemia, sumada a la provincial, hacen que la situación se torne insostenible para muchos comerciantes y decidan bajar las persianas definitivamente.

Adriana Perrota, a cargo del área de Habilitaciones Comerciales de la Municipalidad de Esquel, confirmó en diálogo con La Portada que han cerrado 36 comercios durante la cuarentena, aunque aclaró que la cifra podría ser mayor ya que algunos todavía no se han acercado a hacer el trámite.

“En los últimos 90 días las bajas han sido 36 en total, 10 en marzo, , 5 en abril, 11 en mayo y 11 en lo que va de junio”, precisó.

Los rubros más afectados, según indicó, son indumentaria, gastronomía y hotelería aunque este rubro suele darse de baja por temporada. “Alrededor de 40 locales han dado de baja sus habilitaciones desde que empezó el año”, reveló.

Sin embargo destacó que en junio abrieron 17 nuevos comercios vinculados a los rubros de mercados, gimnasios, canchas, tiendas, pollerías, artículos de limpieza, entre otros.

Perrota sostuvo que los comerciantes “nos manifiestan que están padeciendo las bajas ventas y que tratan de seguir pero muchos se encuentran complicados porque no han podido mantener sus ingresos y se les complica pagar todos sus compromisos”.

Si bien reconoció que las bajas y altas en las habilitaciones siempre son muy variables, aseguró que en los últimos meses por el tema de la pandemia ha habido más cierres que aperturas.

Reveló también que en los últimos meses se han registrado muchos cambios de rubro. “Los comerciantes han decidido reinventarse para poder abrir y trabajar”, destacó. Como ejemplo citó el caso de un pelotero que pasó a vender artículos de limpieza.

Por último, Perrota recordó que se encuentra en vigencia la ordenanza que otorga una bonificación del 50% en la tasa de habilitación comercial. “Es una ayuda para los comerciantes y también corrimos las fechas de vencimiento, así que las que vencían este año, pasaron para el 30 de junio para darles un respiro al realizar el trámite de renovación y puedan tener más tiempo para regularizar su situación”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí