Shirley Rue comenzó a trabajar en marzo de este año como cartera en el Correo Argentino. Es la primera mujer que se desempeña en esta tarea en la ciudad y está orgullosa de serlo. Siempre admiró el oficio por su padre, quien fue cartero por muchos años y hoy trabaja en la administración. La joven aseguró que siente pasión por su trabajo y valoró la ayuda que recibe de sus compañeros.

Con 24 años, Shirley dio sus primeros pasos en el Correo Argentino. Comenzó haciendo tareas de limpieza en las oficinas ubicadas entre las avenidas Alvear y Fontana de la ciudad. “Empecé a trabajar en el 2017 y hacía el turno de la tarde desde las 14 hasta las 19 horas”, contó la joven cartera en diálogo con La Portada.

El ambiente siempre le resultó familiar. Su abuela fue empleada del Jefe del Correo y su padre comenzó a trabajar desde muy joven como mensajero. Después fue cartero y hoy se encuentra en el sector de administración.

Yo me acuerdo que él era cartero cuando era chica, veía que llevaba una gran cantidad de sobres y que cuando llovía, venía a casa, se cambiaba y volvía a trabajar”, recordó orgullosa.

En aquel momento el invierno se hacía sentir más que ahora, con nevadas intensas, fuertes lluvias y bajas temperaturas. “Antes eran 2 o 3 carteros para cubrir toda la ciudad así que nos dicen que nosotros ahora estamos muy bien porque somos 7 y tenemos menos sectores para trabajar”, contó entre risas.

Sin embargo Shirley reconoció que en el día realiza varios kilómetros en su recorrido. “Yo hoy estoy como trabajadora eventual porque tenemos dos compañeros con licencia por ser personas de riesgo”, indicó.

La joven se encontraba sin trabajo cuando surgió la posibilidad de ingresar al Correo a realizar tareas de limpieza así que ni lo dudó. En el mes de marzo, luego de cumplir 3 años de trabajo en la empresa, se le presentó la oportunidad de ser cartera. “Un compañero mío se fue a cubrir un puesto de jefatura en San Martín así que acepté aunque tenía un poco de miedo”, reconoció.

Sin embargo hoy asegura que fue la mejor decisión que tomó. “Trabajás tranquila, manejás tus tiempos, podés conversar con todo el mundo y te encontrás con gente muy buena”, destacó Shirley, quien también confió que su papá está feliz por seguir sus pasos. “Siempre me decía que cuando fuera cartera, no iba a querer hacer otra cosa”, expresó. 

Sus primeros días como cartera no fueron fáciles pero los supo sortear con facilidad con ayuda de sus compañeros de trabajo y los vecinos de la ciudad. “Hubo un día que me agarró la lluvia y no tenía nada de ropa de abrigo porque recién estaba empezando. Sólo andaba con un pulóver así que me empapé mal. Un hombre salió de su casa y me regaló una campera impermeable. Me puso muy feliz y estoy muy agradecida a esa familia”, relató.

Otro de los gajes del oficio de ser cartero en el sur es trabajar con nieve.  “A mí me encanta el sur y la nieve”, aseguró y contó que el día que cayó la primera nevada del año casi se cae con la bicicleta, aunque después pudo retomar viaje sin ningún problema. “Fue peor el día de la helada porque estaba todo congelado”, agregó entre risas. 

Hoy el problema más frecuente para los carteros son las mordeduras de los perros y Shirley no fue la excepción. “Un perro me mordió el brazo en mi segunda semana de trabajo y me quedó una cicatriz. Ahora ya sé qué distancia debo mantener de las rejas pero todo el tiempo salen a correrte y ya han mordido a varios compañeros. Por eso siempre le pedimos a los vecinos que los guarden en sus casas por prevención”, planteó. 

Shirley cubre el sector del centro y también ayuda a un compañero en el Barrio Badén. Su trabajo comienza a las 8 y finaliza a las 16 horas aunque asegura que hay días en que se trabaja más horas y otros menos. “La gente se sorprende cuando me ve y me felicita por ser la primera mujer cartera. Me dan frutas, chocolates, alfajores y hasta una señora me quiso regalar plata pero me daba vergüenza aceptarla”, comentó.

La joven también valoró el compañerismo que existe en el Correo. “Todos somos un equipo, hay una buena relación entre todos y mis compañeros me ayudan con el reparto. Yo todavía estoy aprendiendo, la primera semana me demoraba un montón porque me perdía pero mis compañeros iban y me ayudaban”, destacó.

Shirley se encuentra a gusto con su trabajo y lo disfruta mucho. “Es lindo ser la primera mujer cartera pero no es un trabajo sacrificado como otros. A mí me encanta mi trabajo, recorrer las calles y conocer gente”, confesó.  

“Yo crecí en el correo, los conozco a todos de toda la vida y el ambiente es familiar. La verdad es que estoy muy agradecida de haber encontrado este trabajo antes de la pandemia porque no es fácil la situación que estamos viviendo”, concluyó.   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí