Fundación Manos Patagónicas: “Nosotros seguimos con la mirada hacia el otro”

La afirmación corresponde a Paula Botto gerente de la organización que asiste a sus integrantes en esta cuarentena. Informó, además, que actualmente se gestionan fondos para la construcción de la sede de la Fundación.

0

La cuarentena modificó hábitos y costumbres, pero también fortaleció el deseo de ayudar a quienes necesitan de la solidaridad de sus vecinos. Paula Botto, gerente de la Fundación Manos Patagónicas, en diálogo con La Portada comentó sobre el trabajo que realiza en estas semanas.

“Nosotros esperábamos un año con muchas actividades y teníamos varias propuestas planificadas, pero las tuvimos que suspender porque no podemos estar ajenos a las medidas que se disponen a nivel nacional y en todos los órdenes”, manifestó.

“Suspendimos todas las actividades que suponen la reunión de personas y los cursos de capacitación. Estamos abocados en redoblar esfuerzos para intentar avanzar la obra edilicia de la Fundación” la cual se construirá “en un terreno cedido en comodato por la Sociedad Rural. Este es un proyecto que tenemos hace algunos años. Los esfuerzos están concentrados en obtener financiamiento para esa obra”.

En relación a los recursos para concretar dicha obra señaló que “actualizamos el presupuesto hace un par de semanas. Estamos analizando opciones porque todas están bastante delicadas. Teníamos la propuesta de obtener ese aporte desde el Fondo Nacional de las Artes, pero nos informaron que cerraron sus ventanillas. Vamos a analizar otras opciones concretas. Buscamos un donante privado que se involucre con lo que venimos trabajando, entienda la problemática de la salud mental, la inclusión y el derecho laboral”.

Agregó, en este contexto, que “estamos en las primeras instancias” para obtener financiamiento “público y privado”. “Esta situación nos puso ante el desafío de redoblar esfuerzos para abarcar a más personas y para que nos permita tener nuestro producto a la venta directamente”, señaló. Remarcó que la tarea “no es fácil, pero trabajamos en esto desde hace varios años y hemos logrado cosas que tampoco eran fáciles”.            

Redoblar esfuerzos

Botto comentó que más allá de la sorpresa que supone la declaración de la pandemia “nosotros seguimos con la mirada hacia el otro. Hay que redoblar esfuerzos porque cuando hay necesidades hay más personas que se quieren sumar”.

Recordó, en este contexto, que “hace tiempo que venimos capacitando en la elaboración de fieltro como un oficio y una opción laboral. Y ahora es justamente lo que más se necesita por eso está la intención de ampliarnos para poder producir más. El desafío está planteado ahora porque nadie esperaba esto (pandemia) que afecta a todo el mundo. Tratamos de estar a la altura de las circunstancias como institución redoblando esfuerzos y – por otro lado- asistiendo a las personas que están más cerca para que tengan un bienestar mínimo cubierto”.

“Recordemos que las personas que asistían a la Fundación cuentan con problemáticas de salud mental. Seguimos trabajando para que no sientan el vacío de perder el contacto que ya tenían ganado”, especificó.

Para finalizar sostuvo que “hay que valorar a la comunidad de Esquel que colabora desde las distintas instituciones. Esta es una oportunidad para colaborar desde donde se sienta cómodo y con un proyecto que le sea a fín. En nuestro caso quien esté interesado puede ubicarnos desde las Redes Sociales o conmigo desde la Sociedad Rural”. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí